¿Qué tal, querides? ¿Cómo lo lleváis? Habéis aprovechado ese fabulosísimo trígono de tierra que nos regalaba el cielo este fin de semana: la Luna, exaltada en Tauro, le tiraba besos a Mercurio domiciliado en Virgo y a Plutón en Capricornio. Tres planetas en elemento tierra —dos de ellos, planetas personales y en buenísmo estado cósmico— y, claro, lo suyo era moldear, materializar, buscarle sustancia y el lado práctico y un pelín juguetón a todo lo que se realizaba. Sin trampas, ni dobles matices, ni pajas mentales: al pan, pan y al vino, vino, que de eso van estos signos.

Ya mientras redacto estas líneas la Luna apenas ingresó en Géminis y no es que esté mal, pero en seguida llegan las dudas y más con la cuadratura al Sol en Virgo: posibilidades y más posibilidades, demasiada mente y cuatro por cuatro que se vuelven treinta y seis.

De hecho, tenemos el cuarto Lunar —un cuarto decreciente, de apagar, de recogimiento, de ir dejando atrás o desprendiéndonos— este mismo lunes 30 de agosto: Luna en el grado 7 de los gemelitos; Sol en el mismo grado, pero en el hipocondríaco de Virgo… Claro, hay que desprenderse, hay que apagar alguno de los interruptores, pero la pregunta entre tanta multiplicidad es… ¿cuál? 

Al final, tocará calentarnos la cabeza por un ratito más y es que Mercurio —el planeta que manda tanto a Géminis como a Virgo— ingresa en Libra. Sí, sí, el lunes también.

Sobre este ingreso necesito hacer unas pocas de aclaraciones:

  1. Mercurio es el planeta que rige el intelecto, los acuerdos, los comercios, los hermanos y hermanas, los desplazamientos, los teléfonos móviles, los tendones, hasta la sinapsis nerviosa.
  2. Libra es un arquetipo que nos habla de justicia, de calentarnos la cabeza por buscar ese punto de equilibrio que en seguida se quiebra, porque: ¿Cómo conseguir un mundo bello, armonioso con tantísimo jaleo? Y además, se trata de conseguir de que todos y todas se lleven bien. De que todos recibamos de vuelta lo que nos merecemos (Libra es signo de Karma o Ley Divina, del quien rompe paga).
  3. Con Mercurio en Libra evidentemente se pueden mover asuntos de leyes, de relaciones internacionales, de acuerdos, contratos, divisiones, matrimonios, divorcios y cualquier asunto que implique un yo frente al tú o un tú frente al yo. Es un Mercurio peregrino, esto es, que ni fu ni fa (pero, joer, tampoco está tan mal).
  4. Los más parlanchines, los Libra. Las más ingeniosas, las Libra. Y a este signo le toca el ajetreo mental, el viajecito y el darle vueltas al coco, poner orden, interés y curiosidad en asuntos actuales, arte, pensamiento moderno, la pareja o el socio.
  5. Y aquí viene lo bueno: Mercurio empezará a retrogradar en un par de semanas, con lo cual lo tendremos en Libra para rato. Hasta el 5 de noviembre.

Y yo no soy del que despotrica de las retrogradaciones de Mercurio (tampoco son para tanto, qué pesados y pesadas con el drama)… pero puestos a elegir, siempre podéis aún aprovechar este Mercurio en Libra que va rápido y con Venus todavía también por ahí.

Contad, en cualquier caso, en que —y siempre en función de vuestra carta— es muy probable que a partir del 10 de septiembre los papeles y la comunicación se complique un poquito y que luego se ralentice algo más. Yo ya lo solté.

Bueno, veamos qué más sucede en esta semana camino del novilunio, novilunio…

El jueves 2 de septiembre tendremos una oposición bien interesante entre Marte en Virgo y Neptuno en Piscis. Interesante por el desafío que plantea, pero no porque sea un aspecto chachi piruli. No es guay. No. Las oposiciones de entrada son un rollo porque enfrentan a dos planetas y se produce una tirantez que cada uno y una tiene que ver cómo lo soluciona.

En el caso de Marte en Virgo, que quiere actuar super mental, con un orden, sabiendo bien sus etapas y las metas a conseguir, las aguas de Neptuno (o mejor dicho, el maremoto) pueden ahogarlo, causarle alergias, desordenarle todo e incluso hacerle recurrir a los fármacos.

De nuevo, esto es un aspecto del día que debe ser bajado a vuestra carta pero quizá quienes seáis muy marciales —regidos y regidas por Marte— sintáis que la fuerza se os escapa sin saber muy bien en qué narices la habéis invertido y que de pronto os embarga una sensibilidad atroz que te da sueño, ganas de llorar o de pegar patadas.

Oscuros y puñeteros son los efectos de Neptuno… Supongo que el consejo es paciencia, porque de verdad que con Neptuno poco se puede hacer: es verdad que tiene que ver con la espiritualidad y con las musas así que de pronto liarse a ayudar a un hospicio —eso sí, demasiado sensibles de pronto— o a dar brochazos para pintar un muro con toques artísticos puede resultar beneficioso. Eso o pasarte la tarde enganchado al Tik Tok, que para adiciones, colores.

Curiosamente, querides, el resto de aspectos se nos golpean al final de semana: el domingo 5.

Por un lado, el intelectual, metódico, concentradísimo, esteta, responsable, curioso, involucrado trígono entre Mercurio en Libra y Saturno en Acuario.

Es un trígono muy, muy, muy chulo a causa de la recepción y que puede ser una buena fecha para el estudio, reflexiones, filosofeo, visitas de ruinas antiguas, lectura de textos clásicos, paseos por museos entre columnas de mármoles y hasta la toma de decisiones equitativas. También me vale una charla sobre literatura de vanguardia o ese encuentro sobrio e iluminador con la vecina o el vecino activista de pelo cano y perro con pañuelo verde.

El grado es el 8, para Mercurio (en Libra) y para Saturno (en Acuario). Y si tenéis algún planetita por la zona, o mejor en Géminis —planeta personal, plis— seguro que le sacáis partido porque se os dibujará un trígono de aire, que siempre son de agradecer.

Además, y ya de madrugada y bien cerquita del novilunio, novilunio, Venus en Libra le dibujará su cuadratura anual a Plutón en Capricornio y en el grado 24. Aquí os podría poner una de estas frasesitas tipo: Conecta con tu diosa interna, Aprende a conectar con tu sombra para mimarla y dejar de tenerle miedo o Amar no significa sacrificarte ni poseer ni que te posean. Pero a ver, querides, que estas frases son muy comodines y no nos hace falta al cuadratura para ponerlas con un imán en el frigo. Por no hablar que el aspecto lleva dándose ya como diez años… así que no me contéis milongas.

Otra cosa es que lo tengáis en vuestra carta natal —esto es, una tensión entre Venus y Plutón. Entonces sí podemos sentarnos a hablar de cierto gusto por el drama en las relaciones; de tendencia a secretitos, infidelidades…  O de la necesidad de llevarlo todo de manera oculta o estirarlo hasta lo extremo…

De todas formas, y aún a sabiendas que me repito, recordad que tenéis que bajar lo de arriba a vuestra carta. Que la cuadratura no es para tanto y que, por mucho que os duela, afortunadamente no todos los días son un drama ni nos llevan los demonios.

***

Y eso fue todo. En este día requetelluvioso. En este clima de mierda: pido, por favor —ruego encarecidamente—, a mis amigos, amigas, familiares, que se abstengan de enviarme fotos de playas, de terrazas, en tirantas a las once de la noche, de gente morena o sacudiendo un abanico. Prohibido. Por el bien de mi salud y la cordura y la continuidad de esta página.

El resto, lo de siempre, que ando por facebook, instagram , youtube y twitter y que me ayuda un porrón que compartáis por aquí y por allá estos requeboletines. Que tengo una visita de un colega de Colombia, un sagitariano: qué viajeros estos Sagis y qué de enhorabuena y la que les esperan cuando Júpiter vuelva a Piscis

También, como siempre, las gracias. Las gracias, gracias, gracias. Danke schön. A quien me lee, me comparte, se atreve con mis mega coachings/consultas, me escribe por privado, por telepatía, se apunta a mis talleres, me hace cosquillas virtuales y toooooda la demás mandanga.

Aprovecho para insistir con las gracias porque agosto se me llenó en seguida con las consultas, ya está el mes completo. Y septiembre ya casi cubrí la primera quincena. Saber que confiáis en mi trabajo —y que algunos y algunas repetís y repetís año tras año con las consultas me hace requetefeliz.

Se os quiere, se os abraza.

Un Ahoi desde Neukölln.

Emilio

 

 

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes