Una nueva luz y el Sol en Capricornio.

Boletín Astrológico: del 20 al 26 de diciembre 2021


No puedo evitarlo y quisiera comenzar con un Gracias Enorme —un fettes Dankeschön— a esa comunidad tan plural que se apuntó al taller de ayer y con quien tuvimos una tarde cojonudísima, muy mágica, abierta al debate, a la práctica, a la guasa y a la complicidad. Ya lo dije ayer pero lo repito por acá: Muchísimas gracias y hasta la próxima, que seguro que la hay.

Eso por un lado.

Y por otro… Pues por otro vamos a meterle mano al Boletín, faltaría más y en esta penúltima semana del año. Loco, ¿no? Además nos deshacemos —por fin, por fin, por fin— de la tensión entre Saturno y Urano. Esto es. Viviremos la última cuadratura y por fin los planetas en signos fijos se relajarán, podrán por fin dejar el trabajo, o cortar con la pareja, o encontrar un hogar estable o sentir que la vida los zarandea por mil lados y que encima ni siquiera avanzan. Muy bien.

Y ojo que será una tensión relevante, llamativa, significativa ya que al mismo tiempo y entre tanto el Sol ya habrá ingresado en el signo de Capricornio. De alguna manera pasamos por un mes muy saturnino y trabajador que nos invita a ambicionar, a aguantar el tirón, a apartar las emociones a un lado y a buscarle a las cosas un sentido prudente, práctico y muy terrenal. Menos histeria. Menos melodrama. Menos comernos las uñas y más montaña, hormiguita y serenidad.

Pasemos al análisis.

Lo hacemos con el trígono del lunes 20. Un trígono que matizaba esta Luna Llena de ayer sábado: Mercurio y Urano de buen rollete, uno en Capri y el otro en Tauro. Sorpresas agradables en la comunicación. Modos de pensar alternativos, utópicos, alienígenas. Nuevos métodos de economizar nuestras ideas. Ambiciones tecnológicas. Un hermano que cultiva tomates cruzados y rosas con injertos de amapolas. La imaginación se estimula, la antena se enciende… y aunque para muchos y muchas suponga un problema, se cede paso a la imaginación. Grado 11.

Luego el martes 21 suenan bombos y platillos —o quizá debiera sonar una trompeta baja y grave, o una percusión seria, marcial— y es que el Sol sale de Sagitario e ingresa en Capricornio. Colgaré el especial, no os preocupéis, pero aquí os dejo el enlace. Recordad que Capricornio es signo cardinal y que, como tal, coincide con los cambios de estación y con un cambio de dirección en el zodiaco.

Y un cambio importante de hecho. Como un volantazo hacia un área de nuestra vida —el área Capri, claro— que de pronto cobra fuerza y que nos pide reflexión, responsabilidad, trabajo duro, sabiduría, contacto con gente viejuna y ocupación familiar (no olvidéis que Capri se opone a Cáncer y entre ambos pendula el hogar y las papeles que tomemos en este).

Además —y esto lo digo como adicto a los antidepresivos en este estación del año del hemisferio norte— el ingreso del Sol en Capricornio supone también un alargamiento paulatino hacia la luz: los días se alargan. Poco a poco. Y siempre que el nublado lo permita quizá yo saque la fuerza para saltarme la pastillita del almuerzo.

En fin: felicidades, Capris. Ya lleváis una semana o así un poco más agitados y agitadas y os quedan todavía unas semanas con mucha reflexión, encuentros, charlas, fiesta y alguna que otra alegría. Pero todavía esta semana puede sentirse muy sacudida. En seguida lo detallo.

El motivo no es otro que la última cuadratura de vuestro regente: Saturno, que de nuevo se las ve con los arrebatos, caprichos, intransigencias, ultraísmos y cortocircuitos de Urano y lo hace para el día de Nochebuena.

Así es: el viernes 24 de diciembre la última cuadradurita. Qué pesados ya y en el grado 11, para no perder la costumbre. Para que —si no te habías enterado aún, que lo dudo— te des por fin cuenta que tus planetas personales por esa zona —Tauro, Leo, Escorpio y Acuario— están ya hasta los huevos o hasta los ovarios o hasta a ambos.

Lo normal es que además notéis vuestra casa regida por Saturno —esta es, la de Acuario y la de Capri— un poco loca perdida, frustrada, con los nervios a flor de piel y con un montón de intransigencia. O yo no soporto lo que me rodea. O lo que me rodea no me soporta. Y así estamos a ver quién puede más… Ojito que además pueden darse cambios poco bienvenidos y conflictos que tengan que ver con la ley, superiores y hasta personas en principio encantadoras que de pronto se vuelven mega rancias. Respirad. No queda otra y ya el año que viene será todo mucho más chachi.

Seguimos:

Nos toca plantarnos un día después, el 25 de diciembre, fun, fun, fun. Que un niñito muy bonito ha nacido en el portal, y Venus que ya anda retro, ¿o es que no viste en el cielo? Fun, fun, fun.

Me salió un villancico, inspirado por la retrogradación de Venus que vuuuuuelve a juntarse a Plutón otra vez más. Fun, fun, fun. Lo hace en el grado 25 —que para eso Plutón apenas se mueve— y aparte del villancico os voy a dejar poca info más porque bastante hay por ahí escrito.

Tiempo de reevaluar las relaciones. Lo estético. La manera en que seduces y te tiras a por un maromo. Las mechas que te pones. La pasta que te fundes en DLT de videojuegos. Las horas que revientas frente a Netflix. Y cualquier acto placentero, armonioso, equilibrado y con cierto toque ambicioso.

Eso y reencuentros con viejos amantes y personas con las que ha habido algún tema sentimental —aunque sea de amistad— que quizá merece ser puesto otra vez sobre la mesa o borrar y dejar ya por fin el contador a cero.

Claro, como Plutón también anda por ahí presente pues con más motivo pueden destaparse cosas, celillos, secretos, incestos, manejillos de poder, abusos, enchufes, sobornos… y la factura con el psicólogo o la consteladora que sube, porque lo que sí será es un buen momento para trabajarnos todos estos temas.

Nos despediremos el domingo 26 —el llamado Boxing Day de lo británicos— con el cuarto lunar decreciente en Libra y en el grado 3 —un aspecto interesante para hablar de leyes, economía, política, aclarar normas y aspectos en la convivencia— y además el sextil de Mercurio y Neptuno, de Capri a Piscis, que puede despistarnos un poco o relajar esta necesidad de ser produtivos, eficientes y demasiado serios que podría rondarnos durante toda la semana. Buen momento para dormir un poquito. Leer poesía. Fumarse un canuto. O enamorarse platónicamente del vecino. O la panadera.

***

El resto lo sabéis. Que podéis seguirme por un montón de portales no energéticos: facebook, twitter, instagram, ese Youtube fullero —ya mencioné el vídeo de diciembre— y hasta por telepatía.

Gracias mil otra vez. Soy casi tan pesado como la cuadratura. Pero de verdad que lo pasamos divino y es que es muy guays el intercambio y lo que aprendo en cada nuevo taller que imparto.

Algunas y algunos me habéis preguntado si voy a repetir el taller y voy a ver si puedo organizar algo al respecto. Necesitaría un poco de más candidatos y candidatas anotados para que así nos merezca la pena. Pero podemos verlo.

Aprovecho además para dar más gracias porque ya estoy con la agenda de enero y me da mucho gusto esto de que un mes antes, ya se me complete todo hasta arriba.

Como siempre, podéis suscribiros colocando vuestro correo —somos más de 2000 suscriptores y suscriptoras— y así os llegan directamente a la bandeja, cada dominguito, recién salido del horno. 

Se os quiere, se os abraza; desde este Berlín de aguanieve.

Con mucho, mucho, pero que mucho love y arriquitín,

Emilio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

4 ideas sobre “Boletín Astrológico: del 20 al 26 de diciembre 2021

  • Kiria

    Emilio apúntame porfa si repites el taller ! El del 18 no pude tomarlo (porque estaba arriba de un avión en un largo vuelo transatlántico lleeeeeno de obstáculos, retrasos, turbulencias y maletas perdidas..) pero me interesa muchísimo, sagitariana con ascendente Aries, jupiter trigono Neptuno, Neptuno sol y mercurio conjuntos en sagitario, imagina que definitivamente deseo la info ! Un beso

    • Mochilastrológica Autor

      Kiria, qué grande eres. Ojalá ese vuelo accidentado llegara a su buen puerto. Pues ando pensando en grabar un monográfico descargable sobre el taller u organizarlo de nuevo otra vez en enero. A ver cómo me gestiono estas fiestas. Te mando besotes, amiga sagitariana. xxx

  • Álvaro

    Tengo una duda que no acabo de entender: tengo el Sol en Géminis (cúspide con Tauro, donde también tengo mi Luna); ¿qué suponía para mí que el Nodo estuviera en mi Sol? Su salida de ahí es algo…bueno? Se me sigue resistiendo un poco lo de entender los Nodos…Un abrazo, Emilio.

    • Mochilastrológica Autor

      Álvaro, tendrías un poco que hacer un análisis —una especie de retrospectiva— de lo que se te pudo haber movido en el último año y medio en la casa que contiene a ese Sol así como la casa que rija. Lo mismo los nodos pasaron sin pena ni gloria. Y no es que sean ni buenos ni malos: aunque, seamos honestos, tienen tendencia a desestabilizar.

      De todas formas, dependerá por supuesto a su vez del resto de su carta, aspectos al Sol, el lugar de tus nodos en el natal, casas ocupadas y todo eso.

      Abrazos de vuelta!!