Boletín Astrológico: del 18 al 24 de octubre de 2021


Ay Boletines que se redactan con más ganas y otros que cuestan un poco —bien por la resaca; bien por los malos aspectos; bien porque me quedé sin café y fuera se ve todo nublado.

Pero vamos, que este pertenece al primerísimo grupo: al de los Boletines chachis y por la simple razón de que mañana despiertan dos planetitas que nos rigen cuatro casas. Cuatro casas. Nada más y nada menos. Y eso —queridos, queridas, querides, queridxs y querid@s— MOLA MUCHO. Y encima es super práctico, que de eso también va la Astrología.

Por lo demás, tenemos una Luna Llena en Aries un poquito visceral —plenilunio, plenilunio—, una tensión feúcha de Marte y un Sol que sale de Libra para entrar en Escorpio.

Pasemos a los detalles. Are you readyyyyyyyy???

¡¡¡Yeah!!!

Lo haremos directamente este próximo lunes 18, que es cuando Mercurio y Júpiter despiertan. En realidad lo hacen en el orden contrario: esto es, despierta Júpiter bien tempranito, de madrugada, y luego lo hace Mercurio. Pero en este caso, el orden los factores no altera el producto.

Siempre —siempre, siempre, siempre— conviene analizar en qué punto, en qué gradito exacto, los planetas despiertan o cambian de velocidad ya que eso implica como una suerte de concentración en la zona —como que el planeta allí se cuestiona así mismo, se reconcentra, abre su propia alacena y se pone hasta el ojete de su vibración.

Anotad entonces:

Júpiter despierta en Acuario en el grado 22. De hecho, hace poco lo que comentaba a un lector que tenía el Sol por la zona, la importancia de la conjunción o lo que puede mover o macerarse hasta que el planeta despierta.

Si tenéis una conjunción —esto es, un planeta cerquita y que sea relevante en la carta— podéis intentar analizar si se mueven asuntos que involucren a ambos planetas: al de vuestra carta y a Júpiter. Teniendo por supuesto en cuenta que Júpiter suele dar buenrollismo, es expansivo, atrae el dinero, los favores, la fortuna y hasta la crianza.

Y ojo, que si encima ya tenéis a ambos planetas en contacto en la carta —aunque sea en cuadratura—, pues mejor que mejor, porque implica que los planetas ya se conocen, ya se hablaban de antes y por tanto sus significaciones se activan.

Además, conjunciones aparte, el hecho de que Júpiter despierte implica connotaciones positivas:

Para la casa en que se encuentra: activa asuntos judiciales, de ley, de estudios, monetarios, de conocimiento, de justicia, filosofía, filantropía… y sus aspectos.

— Para las casas gobernadas por Júpiter —o sea, las de Sagi y Piscis.

— Para los planetas también en estos dos signos.

O sea, que guay del Paraguay, a tope Vicentín, yes, we can. Y mola todavía más este último tirón porque en noviembre el cielo aprieta las tuercas y nos interesa tener a los buenazos de nuestra parte. Y porque después de Acuario, a Júpiter le viene Piscis que es un golazo en la liga horoscópica.

Yeah.

Eso por un lado.

Luego, por otro, pues Mercurio por fin despierta. Y lo hace en Libra y en el grado 10. De nuevo aquí podéis hacer un recuento, análisis, reflexión de lo que tengáis por la zona —pero será con efectos menos tangibles que los de Júpiter. Y en cualquier caso, siempre es mejor firmar acuerdos, desplazarse, conversar con los hermanos, los vecinos y los adolescentes cuando el planeta anda directo. Así que bravo.

Además, y con las mismas, como Mercurio nos rige las casas y los planetas en Géminis y Virgo, pues imaginaos lo que se agradece que estos por fin se espabilen y empiecen a funcionar con eficiencia. Sobre todo porque todo lo que nos cae en ambos signos implica dualidad, ajetreo, multiplicación, necesidad de cambio y movimiento (por eso son las casas más sensibles a las retrogradaciones y no Plutón ni Ofiuco retro ni Vesta en quincucio con el Nodo Norte y punto medio con Príapo. No y no).

Total, que inauguramos una semana con muy buenas noticias. Como siempre, obvia decir que el cambio o el avanzar será paulatino y progresivo y que no es que se nos va a solucionar todo de un día para otro.

Además, habrá personas más o menos sensibles a este cambio —eso que os digo que cada carta es un mundo— pero se llevarán la palma las más mercuriales y los más jupiterianos.

Y nada, que sepáis que estaría guay aprovechar esta miniventanita de finales de octubre y principios de noviembre para vuestras gestiones: que noviembre pinta un poquito más regu por las tensiones en signos fijos. Pero en fin: que de todo se sale. En cualquier caso, maravilla de planetas funcionando hacia adelante.

Bueno, ¿qué más?

Lo siguiente ya es la Luna Llena en Aries —plenilunio, plenilunio— el miércoles 20. A ver, querides, la Luna Llena está feúcha. Lo siento pero está feúcha.

Que no es un megadrama, pues tampoco. Recordad que los novilunos son más fuertes a la hora de definir un mes que los plenilunios; a fin de cuentas los plenilunios son más de volvernos locos, locas y loques y lo que toque. Vamos, que el asunto es emocional y lo peor que puede suceder es que nos crezcan colmillos por unos días y nos duela la cabeza o los riñones.

¿Y por qué? Pues muy sencillo, porque la lunación está en lo que se llama una T-Cuadrada cardinal —esto es, una oposición y dos cuadraturas—: o sea involucra al Sol y a la Luna, como siempre (un acuerdo, un diálogo, una tirantez, un enfrentamiento) pero además está Plutón en Capricornio —cuadratura a ambos— y Marte también en Libra, muy mal puesto.

El grado de la tensión es el 27 —donde se da la lunación— pero podemos extenderla desde el 22 al 30 y aplicable a signos cardinales: Aries, Cáncer, Libra y Capri. Los que peor lo van a llevar son los arianos y arianas e incluso a quienes les rija Escorpio. A Cáncer tampoco le hace mucha gracia y lo mismo en lugar de pinzas, el cangrejo desarrolla garras de adamantium al puro estilo Lobezno.

Ea. Por la Luna Llena. Por el especial Luna Llena en Aries si es queréis hacer ritual, compensar tanta energía, trilirí, tralará.

De hecho, si tiramos del hilo, y pensamos que las tensiones se van notando antes del aspecto, podemos incluso concluir que los dolores de cabeza y el ajetreo emocional ya se han ido gestando esta última semana —Aries, Cáncer, Escorpio…— y con más motivo si tenemos también en cuenta el siguiente aspecto, el del viernes 22. ¿A qué me refiero? A la cuadratura entre Marte en Libra y Plutón en Capri. 

En realidad, es el viernes cuando se forma de manera exacta pero se activa más con la Luna —esto que os digo de que la Luna es activadora o podemos llamarla sintonizadora: esto es, se conecta muy rápido (por su naturaleza empática, veloz, fusionante) con el ambiente y ya se le tuercen los cables o se pone a saltar de alegría (en función de lo que le baile el resto del cosmos).

Total. Marte y Plutón, en cuadratura, con una recepción rara, en el grado 24. Poco que añadir a los dolores de riñones: quizá algún ataque de celos o unas ganas de cama exageradas, enfrentamientos de pareja o discusión con los socios o con las jefas. Ambos signos: Libra y Capricornio tienen vínculo con Saturno así que asuntos que afecten a la economía o a gente de mayor edad podrían darse. Las rodillas y los huesos y los dientes jodidos: que Marte rompe y Saturno se resiste. De hecho, no se jode uno, si no dos, por eso de que Libra es signo doble. Ay, esta Astrología, ¡

Y además…

Pues además, además, además, además, el sábado 23 a eso de la madrugada nos despediremos de Libra —ya pasaron sus treinta días— y le daremos la bienvenida a Escorpio.

Veamos: que el Sol ingrese en Escorpio —que el Sol cambie de signo— siempre es bonito pues nos habla de ciclos, de áreas de nuestra carta que merecen especial atención, brillo, ganas de vivir, premios energía… Y eso mola porque el Sol mola, claro que sí.

O sea, que un primer punto es asomaros a vuestras y ver qué casa tiene a Escorpio con cúspide —u ocupada en su mayor parte—: allí, brillos, fiestas, cumpleaños. Algo así como que la casa está de cumpleaños.

Eso por un lado. Luego está, evidentemente cómo funciona cada signo y su brillo —en Escorpio hay cierta concentración emocional, que para eso es signo fijo de agua, y cierto punto de melodrama pero también de pasión y compromiso. Yeah.

Finalmente tenemos que ver cómo anda el cielo con respecto a ese Sol en Escorpio y, por supuesto, también de manera general y teniendo en cuenta al regente, esto y lo otro. Y luego, todo eso, se compara con la carta (que si no, pues todos y todas viviendo las mismas experiencias y dime tú qué emoción tiene eso).

Y ahora un par de palabras. Noviembre y Escorpio todavía tienen un tironcillo —y eso se aplica a nuestras casas escorpianas— porque entre las tensiones de noviembre y entre un Marte que está mal puesto en Libra y luego se fortalece en Escorpio y entre que, para colmo de los colmos, también tenemos eclipse… pues ¿qué queréis que os diga? Hay que echarle paciencia y tiento y buscar ciertos remansos de paz y asideros en el día.

Lo digo porque ya no serán garras a lo Lobezno sino toda la saga de James Bond, Venom, X-Men, Alien y Terminator juntos. Vamos, que noviembre llega apretado. Lo iremos hablando.

Y ahora sí: felicidades a esos Escorpio y esas Escorpio. Sois unos grandes, unas grandes, ¿unes grandes? (menos mal que grande no se cambia, LOL).

Y aquí vuestro especial. Como siempre.

Os dejo. Feliz domingo. Feliz semana. Yeah.

***

 

Poco más. Tenéis ese vídeo del mes —vídeo nublado, vídeo con los vecinos guerreando y martillazos y taladros, vídeo colgado hace ya mil— y por supuesto mucha información por FB y IG. Sabéis además que podéis suscribiros colocando vuestro correo —somos más de 2000 suscriptores y suscriptoras— y así os llegan directamente a la bandeja, cada dominguito, recién salido del horno. 

Se os quiere, se os abraza. Se os desea una semana bella.

Emilio

 

 

 

 

 

 

 

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

7 ideas sobre “Boletín Astrológico: del 18 al 24 de octubre de 2021

    • Mochilastrológica Autor

      Anda, anda: que de peores habrás salido. La Luna viene tensa a nivel emocional y todo eso pero tampoco es para tanto. De todas formas tu revolución solar puede ser un día antes o después ;). Y son muchos factores a analizar. Gracias por pasarte por acá.

  • Montse Canes

    Super! És recibir tu boletín y, antes de empezar a leer, preparartee otro cafè, cigarrito, la llibreta y el làpiz. Tomar nota de todo, aprender, mirar la carta. Que rato nos regalas! Gràcias! Impaciente que llegue el día de la lectura de mi carta. Gràcias, Emilio y feliz Domingo!

  • Edgar

    Querido señor Mochila, linda entrega este texto. Gracias. ¿Qué pasa cuando una luna feúcha como esta cae en una carta solo generando trinos y sextiles a algún planeta personal o social? ¿Sigue siendo rara y mal encarada?

    • Mochilastrológica Autor

      Mi querido super Edgar: ni caso a la Luna Llena. Es un transitito de tres al cuarto que puede ponernos un poco tensos durante la semana pero que no tiene que ser nada del otro mundo y menos si encima hace aspectos positivos y ni siquiera involucra conjunciones.

      Ni caso. A lo sumo un par de akelarres y sacrificios y como nuevo.