Bueno, ya estamos aquí, no nos queda más otra: estrenando semana, ¡estrenando energías, que ya es momento!, con un cambio importante de signo, mi visita y nuestra charla en Madrid, el novilunio de enero y el inicio del año de la rata en el calendario chino.

Suena movido, ¿verdad? Agitado. Colorido. Acuariano. Y tiene sentido y se agradece. Ayer hablaba con mi hermana por teléfono y me confesaba que llevaba unos días un pelín ansiosa y cuesta arriba; no es para menos después de toda esta pelotera de eclipses, conjunciones gordas y taciturnas y en un hogar tan capricorniano como el nuestro. Mi respuesta fue que en las próximas semanas la energía se irá aligerando: ya tenemos a Venus en Piscis, Mercurio también por Acuario saliendo de la tensión de Urano en Tauro… y el resto de planetas también siguen moviéndose.

Cierto es que este novilunio viene dinámico y un pelín taquicárdico pero será fácil de llevar. Hasta que Mercurio retrograde el 17 de febrero notaréis que vuestros asuntos se aceleran, el tiempo vuela como cantaba Bebe y algunos os sorprenderéis de cuánto ha cambiado vuestra situación respecto a unos meses atrás.

Luego Marte andará por Capricornio, Saturno ingresará en Acuario, habrá una configuración universal el 31 de marzo y demás, pero eso ya es tema de otro boletín. 

Y ahora a hablar de la semana…

Vamos a ir empezar con el lunes 20 y el ingreso del Sol en Acuario. ¡Yupiiiiiii! Fuera ya los Capricornios, pesados, que sois unos pesados. ¡Dadnos ya un respirooooooo!

Total, que eso, que el Sol entra en Acuario, que muchas felicidades Dominik, Guille, Giu, Anastasios, Edi, Barbara, Ylana, Renata, Davide La Puttana y todos esos queridos amigos que sólo encuentro de casualidad porque con estos aguadores no hay quién se organice. Vuestro especial lo encontráis acá.

Os animo a buscar en la carta qué casa os ocupa este signo pues durante un mes quedará “iluminada” por el tránsito del Sol acompañado, además, del intelectual Mercurio. También os recuerdo que con el cambio de elemento de Júpiter y Saturno este próximo diciembre, Acuario será un fuerte protagonista de los próximos años así que conviene contactar, familiarizarse y cogerle cariño a esta energía. El Sol andará acuarieando hasta el 19 de febrero.

Más cosas. El jueves 23 aterrizo en Madrid y tendremos dos aspectos muy curiosos. Por un lado, este Solete le planta cuadratura a Urano en Tauro —muy similar a la tensión de la semana pasada de Mercurio: caprichosa, ansiosa, obsesiva, radical e rupturista. Casi en el grado 3 e importante para los Acuario que cumplan en la fecha.

Por otro, nuestro Venus romántico en Piscis recibe por domicilio y a través de un sextil a Júpiter en Capricornio. En el grado 11. Para que os enamoréis un ratín. A mi estos aspectos no me regalan ni la hora así que, bueno, aprovechadlo vosotros.

Sigo. El viernes 24 tenemos Luna Nueva o novilunio, novilunio y coincide con el Año Nuevo Chino de la Rata, porque a esa rata, ¿quién la mata? No me preguntéis de cosmología china;  no tengo ni puñetera idea y sin embargo me parece fascinante y tan válida como la numerología pitagórica, la astrología védica, el Tarot y el I Ching.

Lo que sí os puedo aclarar es que se trata de una lunación muy nerviosa, con imprevistos, caprichos, extravagancias, poco espacio para el orden y mucho para la espontaneidad. Luna y Sol se juntan en el grado 4 de Acuario y todavía bajo la cuadratura del eléctrico Urano. Ay, ay, novilunio, novilunio.

Justo un día después —postnovilunio— y coincidiendo con nuestra charla en Madrid, Mercurio le dibuja un sextil a Marte en Sagitario. Muy lindo. Genial para dialogar, tener un mente despierta, ágil, lúcida, intuitiva y filosófica. Vamos, que nuestra charla va a estar cojonudas y las cartas astrales que haré durante el finde pues igual que igual.

En este momento mientras redacto estas líneas me queda un hueco de una hora el viernes a las 18:30 y quizá otro el sábado a las 16:00. Por fa: si alguien tiene interés que se acuerde de contactarme muy, muy rápido.

Nos despediremos de la semana el domingo 25 con una sexualizada cuadratura entre Venus y Marte, de Piscis a Sagitario y en el grado 14. A ver: Marte es peleón y follarín y Venus dulce y disfrutona; como siempre, nos conviene tener a todos los planetas de buen rollo pero en este caso, la tensión estimula el romance, el apetito en la cama, el hedonismo y la variedad. También es cierto que puede sentirse como aquel perro del hortelano, que ni come ni deja de comer. En fin, a los que tengáis planetas personales por esa zona en signos mutables —Géminis, Virgo, Sagi y Piscis— quizá os veis envueltos en algún asuntillo de faldas o pantalones o cumpliendo con compromisos sociales —fiestas, eventos, invitaciones— sin tener maldita gana. Lo que os digo: avisados estáis.

Además, la Luna ya habrá ingresado en Piscis y a principios de la siguiente semana se juntará con Venus a Neptuno: o sea que poesía, misticismo o neurosis asegurada.

Y listo. Nos vemos en Madrid con el oso y el madroño, Cibeles, Torrespaña, pero al llegar agosto, vaya, vaya…

***

¿Qué os voy a contar que no sepáis? Mil gracias por vuestros cachondeítos y guiños. También lo sabéis: podéis seguirme por las redes, por facebooktwitter, instagram y youtube 

Feliz semana, feliz viaje, con menos redes, con más aire fresco, oxigenando, contando hasta diez, o hasta veinte, o hasta tres mil

Emilio P. Millán

 

 

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes