Hay semanas que no valen ni un duro —cósmica y no cósmicamente hablando— y luego hay otras que lo flipas, que me llenan de nerviosismo, cashondeo, que me parto la camisa, me desgañito, te hago un taconeo y el pellejo se me sale. Y esta que estrenamos es una de ellas.

Yo no sé si sois conscientes de los cambios tan lindos que se nos vienen encima en este cielo allá arriba pero de verdad que tenemos  una cascada de noticias estelares por delante: una detrás de otra, pum, pum, pum, pum, pum. ¿Y por qué? Simplemente voy a enumerar y vosotros y vosotras y vosotres sacad conclusiones:

Eclipse en el eje Sagitario / Géminis.

— Ingreso de Saturno en Acuario.

— Ingreso de Júpiter en Acuario.

¿Os parece poca cosa?

Si tenéis la sangre de horchata o no entendéis de Astrología, pues lo mismo sí, pero para eso está el Boletín, para que os enteréis de todo. Simplemente creedme y dejaros llevar a través de esta semana que abre un nuevo ciclo, un cambio fuerte de energía, un cocktail planetario tuttifruttimochileresco que no nos va a dejar indiferente. O que, cuanto menos, supone un soplo de aire fresco dentro de toda esta mandanga pandémica. Y como siempre, algo de carnaval y de humor, siempre ayuda.

Ready? YEEEEEEAH.

Lo haremos el mismo lunes 14 con el eclipse solar en el grado 23 de Sagitario. Un eclipse solar no es más que un novilunio, novilunio pero con los nodos incluidos, lo que le añade más fuerza, insomnios o descoloque. Algo así como un novilunio, novilunio, novilunio, novilunio.

Esto implica: ¿época de siembras? Pues podría ser. Ojito que los Nodos se suelen definir como “puertas que se cierran, puertas que se abren”, así que cada uno debe aplicarse el cuento a su propia carta.

En este caso, para el eclipse tenemos al Sol, la Luna, Mercurio y el Nodo Sur, todos arrejuntitos en el signo de Sagitario. Esta es mucha, mucha, mucha energía Sagi. Y con todo lo que tiene que ver el signo del centauro: esto es, viajes, filosofía, religión, fe, confianza, enseñanza, aprendizaje, caderas y cartucheras, optimismo, abundancia, dinerito y hasta excesos.

Os recuerdo, como ya he mencionado en previos posts que Mercurio anda además por allá cerquita y esto implica asuntos de comunicación, de gente joven, de noticias, lecturas, transportes y transacciones. Entre que Mercurio anda flojo, Nodo Sur presente y, encima, Neptuno cuadra desde Piscis, me sigue pareciendo una semana complicada para firmas, acuerdos e incluso la comunicación. O algo se pierde, o se sobreentiende o nos dan gato por liebre. Mercurio son las conexiones neuronales y hasta el acto de oxigenarnos, así que podrían caer más resfriados y otras dolencias —Luna presente— y ojo que no hablo de la pandemia; a los que no se hayan enterado aún, existen otros muchos achaques en este periplo cotidiano.

Ojito que no todo es tan chungaleta: la Luna y Neptuno pueden agregar su dosis de nostalgia y un poco de morriña, todo muy prenavideño. Y luego tenemos un trígono muy fuerte, poderoso, muy chachi de la mano de Marte en Aries. Y este aspecto sí es cojonudo para el emprendimiento que supone cualquier novilunio, novilunio.

De manera que… emprender, sí. Pero con cuidadito y en función de cada una de vuestras cartas. Puede ser un deporte, una pequeña iniciativa, una idea que ponemos en el papel, una proyección que incluya ideas sagitarianas —la idea de un viaje, por ejemplo. En el futuro, claro —para eso está el elemento fuego presente.

Y al mismo tiempo debería implicar el descarte —Nodo Sur— de una idea previa. Algo así como Quería apuntarme a este cursillo pero se ha cancelado y me anoto a este. O: Quería emprender o viajar a este destino el próximo año y he cambiado de opinión, ¡me voy a este otro lugar!

Por ahí van los tiros y siempre en función de vuestra carta ¡y lo que tengáis en el grado 23 de Sagitario! Porque ese grado anda muy sensible.

Os recuerdo además que Sagitario es lo foráneo, lo que se sale de nuestra zona de confort: así que en esta semana se puede vibrar con libros exóticos, música de fuera, charlas en otro idioma, pelis o imágenes o mensajes de lugares menos habituales que de costumbre.

Además, y esto es bella noticia: como Júpiter está por cambiar de signo, por salir de su caída, lo que se plante en la semana o en las próximas semanas, y una vez superada la Gran Conjunción, vivenciará un cambio y un crecimiento muy positivo. Yeah, yeah, yeah.

¿Más cosas?

Pues el mismo lunes 14 también hay un sextil entre Venus en y Júpiter, de Escorpio a Capricornio –un contacto sutil entre los buenorros del cosmos, lo cual afortuna aunque sea un pelín este eclipse y puede atraer asuntos monetarios, regalitos y alguna enhorabuena. Grado 28. No es para tirar cohetes, pero a nadie le amarga un dulce.

¿Seguimos?

El martes 15 ya se perfecciona el trígono entre Mercurio en Sagitario y Marte en Aries que implica ideas e intercambios rápidos. Me parece un trígono chachi. Sólo tened cuidado y no pecad de optimistas ni de impulsivos. Yo creo que puede darse un giro en alguna transacción, idea, comercio propuesta y eso implica una reacción veloz e intuitiva de vuestra parte.

Venus, todavía en Escorpio, le planta un sextil a Saturno en Capricornio. A ver: ambos planetas ya andan por sus últimos grados —que son de hecho términos un poquito menos cachondos— y, entre eso y que Venus no anda en su mejor momento, pues tampoco me parece un sextil para bailar la lambada.

Con todo, es verdad que los nativos y nativas y natives muy venusinos pueden pasar una semana agitadita y quizá de cambios positivos y duraderos en asuntos de relaciones, invitaciones, creatividad, esto y lo otro. Y tiene sentido porque, además, el mismo martes, Venus sale de Escorpio e ingresa en Sagi, donde se encuentra muy, muy, muy cómoda. Me atrevo a decir: Ascendente Tauro y, sobre todo, Ascendente Libra —y cualquiera con Venus muy fuerte en su carta— semanita chachi o inicio de un par de semanitas chachis.

Venus en Sagi es muy bonita y viene a endulzar a los Sagis que tienen un año por delante muy guasón. Ahora, con Venus en vuestro signo habrá tiempo de menear las caderas, regalaros unas risas, unas citas, lo que os de la gana siempre que os permita disfrutar. Que de eso va Venus. Hasta el 8 de enero.

Queridos, queridas, querides. Ahora vamos al jueves 17. Y ese es un mega día porque Saturno ingresa en Acuario. Paso de enrollarme al respecto porque hay un especial al respecto mega completo. Os lo dejo acá. Simplemente entended que Saturno en Acuario y este jueves 17 es el día estrella de la semana.

El otro día estrella de la semana es el sábado 19. ¿Y por qué? Pues porque Júpiter ingresa en Acuario también. Pensad que en Astrología antigua, los planetas que mandaban, que cortaban el bacalao, que ponían normas, reformas, límites, dinerito, crecimiento y contracción, esos eran Júpiter y Saturno.

El hecho de que los dos se junten ahora en el signo del Aguador pues tiene un montón de implicaciones a nivel individual pero también social —y de Astromundial. Yo tengo que preparar el especial de Júpiter en este signo —paciencia, que viene y, por supuesto, será un mega especial de lo que monto, con fechitas, información, pronósticos, caschondeo y demás.

Por cierto, que si eres un Acuario de primerísimos de su signo o un Acuario de Ascendente en el grado 0 o 1 o 2, o si tienes la Luna por allá o algún planeta importante, prepárate que vienen curvas, bombón.

Por cierto, que el sábado, curiosamente, tenemos una conjunción entre Mercurio y el Sol en el grado 28 de Sagitario. Muy chula —y con el Júpiter recién estrenado. Día de ideas relucientes. Brillantes. Chispeantes. Viajes mentales. Visitas de otras dimensiones.

Nos despedimos el domingo 20 con el Mercurio que se despide del centauro e ingresa en Capricornio: me interesa este Mercurio porque después de todas esas proyecciones de la Luna Nueva, esos posibles planes, ganas de emprender o de aprender, ahora sí es el momento de empezar a mover pieza y a materializar, que es algo que a Sagi se le escapa y de lo que Capri sí sabe mucho.

De manera que esa lista de objetivos propuestos durante el novilunio, novilunio (y eclipse) vais a tener que desmenuzarla o convertirla en pasos tangibles que os permitan conseguir vuestros deseos y metas. Una maravilla. Hasta el 8 de enero.

***

Y otra vez fue. Qué gusto.

Del resto ¿qué os voy a contar? Lo de siempre. Que podéis seguirme por mil redes:  facebooktwitter, instagram y youtube.

El resto es daros más y más gracias y enviaros un mega abrazo cósmico. Nos vemos en las consultas —el año que viene, que ya sabéis que ando completo—, en la merendola del martes, en los talleres de enero y, por supuesto, por telepatía.

Feliz semana. Feliz eclipse. Felices ingresos planetarios.

Emilio

Imagen de Matan Ray Vizel en Pixabay

 

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes