Que sí, que estrenamos julio, el mes de las curvas, el mes de los eclipses, ¡las retrogradaciones! Vamos, un mes como otro cualquiera, con sus más y sus menos, que tampoco es para tanto.

Sí es verdad que reina cierto pánico comedido: yo no dejo de hacer cartas, algunos amigos andan como locos y tengo la bandeja del facebook y del email a reventar. Por cierto, y a modo de inciso, sabéis que me encanta ayudaros, responder vuestras dudas, esto y lo otro, pero preferiría que muchas de vuestras consultas las hiciérais en abierto, que así aprendemos todos. Es más, preferiría que algunas de vuestras consultas fueran un poquito más consideradas: estudiar una carta natal lleva su tiempo y me pasa como a todos, que a final de mes tengo que pagar el alquiler y las facturas. Ser astrólogo es tan digno como ser pescadero o charcutero —puede que hasta más digno que ser político—; nos gusta que se reconozca nuestro trabajo y si el cliente pide medio kilo de boquerones, que pague por ellos. En fin. Seguro que se me entiende.

Lo mismo es que yo también ando alterado con esto del eclipse: a veces, uno duerme poco; otras, al contrario, sólo hay ganas de vaguear en el sofá y los efectos, como siempre, se perciben varios días antes. Esta vez el eclipse se produce en el grado 10 de Cáncer —en seguida lo veremos— y os recomendaría que no os perdiérais con análisis muy complicados ni que trabajéis con un margen mayor  de dos grados. A lo que voy: o tenéis si planetas (personales, si es posible) o ángulos entre el grado 8 y 12 de Cáncer y/o Capricornio, o el eclipse lo mismo pasa sin pena de gloria, que nunca viene mal.

Y a veces ni eso. Este año muchos rumores astrológicos se centran en los efectos del eclipse en Ángela Merkel —tan cangrejo la señora. El año pasado —cuando los eclipses se dieron entre Leo y Acuario— fue el Patito Donald Trump blanco de todos los pronósticos: que si viviría su eclipse político, que si tenía los días contados en la Casa Blanca… Sin embargo, miradlo, ahí sigue dando por culo.

De hecho, otra figura importante que podría padecer los eclipses de este año es nuestro estupendísimo ex monarca, amante del circo y los animales, Juan Carletes. Lo que os digo: que los astros inclinan pero no obligan. O que yo sé tan poquito o me despisto tanto que me gusta pensar que tenemos cierto margen para actuar, para decidir.

Y ahora pasemos al análisis, ¿no?

Empecemos con el mismo lunes 1. Vamos a estrenar la semana con un cambio planetario positivo, muy positivo. Marte sale de Cáncer —donde se dice que se halla en caída y, encima, viene de oponerse a Saturno y a Plutón— e ingresa en el signo de Leo.

A ver, Marte y Leo se llevan bien, son arquetipos afines, calurosos, activos, dinámicos. Lo bueno de este Marte es que, al ser Leo un signo fijo, otorga mucha voluntad y permite que sus nativos se embarquen y mantengan hasta el final sus proyectos, hartitos de ganas y pasión. Además, da buena capacidad de mando y de motivación, no olvidemos que Leo es el animador del zodiaco, el entrenador, el coach.

Como los signos de fuego tienden a mirarse un poco el ombligo, pues con Marte en Leo habrá cierta necesidad de ser reconocido; no falta el melodramatismo y el vivir cada acción como una peliculita de caballeros, castillos, dragones y damiselas. Aparte, suele otorgar generosidad, romanticismo y ganitas de sexo. Con aguante, ea, que para eso, repito, es signo fijo.

Total, que Marte ingresa en Leo y va a jugar su papel en este torbellino que es el mes de julio. Por un lado, se unirá a Mercurio y, por otro, dibujará cuadratura a Urano en Tauro. Pero ya lo comentaremos. De momento quedaos con que viene a agitar la vida de los leoncitos, a subirles las pilas, a volverlos más mandones e impetuosos. Los otros signos de fuego, Aries y Sagi, también se sentirán con más ganas de comerse el mundo. Hay Marte en Leo para un rato. Hasta el 18 de agosto.

Luego al día siguiente tendremos el eclipse total de Sol en Cáncer, en el grado 10, como ya os he contado. Un eclipse de Sol no es otra cosa que una Luna Nueva peculiar —un novilunio, novilunio, novilunio— con la Luna juntándose al Solete y plantándole su besito, y la tierra recibiendo su sombra.

Para este martes 2, el eclipse se producirá sobre las 21:20 peninsulares. El grado ya os lo he dicho, el 10 de Cáncer y, siendo un poco generosos, podríamos considerar la oposición de Saturno desde Capricornio. En cualquier caso, recordad que como toda Luna Nueva puede traer algún tipo de comienzo, un comienzo un poco con el freno de mano puesto, y en asuntos que vibren con el cangrejito: familia, comunidad, el pasado, la nostalgia, la maternidad, la alimentación, las abuelas, la sensiblería, el pasar más tiempo con los nuestros y restarle importancia a eso de hacer carrera, ganar pasta y escalar puestos.

Listo.

Por cierto que tengo unos vídeos generales acerca de julio y los eclipses y toda la marimorena en Youtube. No so quedéis sin verlos. Vídeo 1 y Vídeo 2.

El miércoles 3, todavía medio eclipsados, viviremos otro cambio planetario: Venus sale de Géminis, curioso, mental, dual, e ingresa en Cáncer. No está mal Venus en Cáncer: disfruta en familia, cuidando de los otros, creando desde los sentimientos, empatizando, echándote una manita y haciendo de mamá cuando uno está con la nube negra encima.

Claro, será un cambio lindo y beneficioso para los cangrejitos, sobre todo para esos del primer decanato —no paro de verlos apuntándose a cursillos, explorando tratamientos holísticos, viajando y abriendo su círculo de amigos— y durará hasta el 28 de julio. Los otros signos de agua también se beneficiarán de este tránsito —sobre todo Piscis; a Escorpio tanta dulzura a veces le empacha— que suele venir acompañado de mimos, piropos e invitaciones.

Y eso es todo, mis mochileras y mochileros. El resto de la semana —sí, hay semana tras el eclipse— sólo viviremos aspectos lunares: la Luna saldrá de Cáncer para pasar a Leo y terminar la semana en el lindísimo Virgo.

El resto es que me contéis. Por aquí, por fa. Que compartáis con todos qué tal os va: no con sólo el eclipse, sino con el resto de los aspectos. Tened en cuenta a su vez que Mercurio va poquito a poco empezando a estacionarse y que la semana que viene ya empieza su retrogradación, ese periodo tan idóneo para rematar papeleos, transacciones y asuntitos pendientes según la casa que ocupe en vuestra carta nata.

Ea. A volar.

***

Y nada, eso es todo. Os repito lo de siempre: que sigo buscando colaboradores para que contéis alguna cosita por aquí, por la página. Que si Tarot, que si Medicina Tradicional China, que si cómo preparar kéfir y germinados en casa; lo que os apetezca pero siempre afín a la filosofía cósmica mochilera. Y que sigo buscando otros puntos de Spain is different donde poder dar charlitas, cursos, talleres y hokus pokus. En Barcelona sois unos pocos y en Mallorca también, así que podíamos juntarnos a darle duro antes que acabe el verano, ¿no?

Aparte, os cuento lo de siempre, que podéis seguirme por las redes, que le deis a los Likes, que me tenéis por  facebook, twitter, instagram y youtube aunque a veces no me asome ni para saludar. Ah, y que os suscribáis a la newsletter, así os llegan los boletines y el resto de artículos que voy subiendo. 

Os abrazo telepáticamente. Nos vemos muy prontito.

Emilio P. Millán

 

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes