Pues sí, queridos y queridas, ya metidos en marzo —con su Día Internacional de la Mujer, que en Berlín será festivo— y con una semana muuuuuucho más movida que las previas. Con aspectos e ingresos relevantes. Con un novilunio. Con un retrógrado.

Un retrógrado, por cierto, que ya viene haciendo de las suyas, y no de las malas, no del rollo “se me rompe el ordenador” o “mi coche no arranca”; y sí del “me encuentro a un amigo después de nueve años” o “abro un libro y me aparece una foto vieja de la familia o de aquella excursión al campo”. Lo retro. El pasado. La memoria. Y se trata sólo del principio.

Pero pasemos ya al análisis semanal…

Lo hacemos a partir del martes 5, por el culo te la hinco, y día oficial en que Mercurio inicia su retrogradación. Como me estoy volviendo youtubero había pensado en colgar un vídeo al respecto pero entre si me decido o no —algo muy pisciano— aquí ya os dejo toda la información importante.

Muchos de los que me leéis ya conocéis de qué va esto del Mercurio Retrógrado: que si el ordenador falla, el whatsap se bloquea o el avión se retrasa. Esto ya lo sabéis. También sabéis que tiene muy mala reputación y que yo prefiero quitarle hierro al asunto. No es tan fiero Mercurio como lo pintan. Sabéis por supuesto que tiene que ver con lo retro, con lo que se ha quedado atrás, con aquellos asuntos por finiquitar.

Bien. Esa sería la información general aplicable a todos los Mercurios retrógrados. Ahora convendría analizar qué trae de especial este Mercurio retrógrado en concreto. Para empezar, lo hace en un signo donde no se encuentra especialmente cómodo, Piscis, y desde un grado, para algunos astrólogos, bastante conflictivo: el grado 29. Esto podría implicar cierta tendencia al despiste, posibles pérdidas y posibilidades de estafas y timos durante la semana. Habría que tener cuidado con lo que se firma. Con lo que se apalabra. Y simplemente contar con algunos cambios, imprevistos y desorden. No pasa nada. Está bien: Piscis llega a su destino pero nunca en línea recta.

Luego es importante tener en cuenta que Piscis es un signo de agua. El agua es el elemento zodiacal más conectado con el pasado, la memoria e incluso la nostalgia. Esto refuerza el sentimiento de la retrogradación de ponernos en contacto con viejos amigos, experiencias, anhelos y demás. Melancolía. Pensar que los tiempos de antes fueron mejores. Se soñará con volver a un pasado idílico. Habrá gusto por ver pelis de la niñez o la adolescencia. Series. Música. Ropa del medievo. Regalos con moho y algas.

Y de nuevo no pasa nada. Está bien. Pensad que no sólo Mercurio anda en Piscis. También lo hace el Sol y Neptuno. No son tiempos muy racionales. Es un tiempo caótico, escurridizo, incluso con problemas de concentración.

Lo interesante —lo muy interesante— son los aspectos que Mercurio realiza durante su movimiento hacia atrás: algunos son aspectos reincidentes e incluso volverán a repetirse una vez Mercurio despierte. Como son aspectos muy bonitos, me animo a vaticinar que traerá sus cosas positivas. Amigos que hacen favores, proyectos que despiertan, encuentros mágicos con desconocidos, ofensas que se perdonan y mucha, mucha, mucha creatividad. Confundidos, claro. Pero creativos.

Repito. Son tiempos de Piscis y las cosas se consiguen o se deshacen de manera un tanto ilógica. Es cierto que algunos de los pactos y acuerdos que se den en esta época deban, en el futuro, reorganizarse o quizá no terminen de cuajar. A lo mejor ni siquiera es el momento de embarcarse en mega proyectos ni mojarse demasiado el culo, pero sí de ampliar nuestras conexiones, hacer un poco de networking emocional / espiritual e ir plantando semillitas para cuando Mercurio despierte y, sobre todo, para el inicio de la primavera.

Piscis es signo de final, sacrificios y pérdidas. Por eso no sólo aparecerán gente, objetos, recuerdos y emociones viejas. También desaparecerán otras y habrá que saber despedirse de ellas y dejar que regresen al mar. Se que me está quedando muy poético, pero es que se trata de Piscis. Luego con Aries ya hablaremos de guerra, ataques y meter goles.

Conforme se vayan dando en las siguientes semanas iré analizando los aspectos de Mercurio Retro. De momento quedaros con esto: el martes inicia su retrogradación y se alargará hasta el 29 de marzo.

Siguiendo con la semana, el miércoles 6 es el día estrella. Y no es para menos, por un lado tenemos la Luna Nueva en Piscis, en el grado 15, bien conjunta a Neptuno y con geniales aspectos a Saturno e incluso una cuadratura amplia y beneficiosa de Júpiter. Siguen los resfriados, los enfriamientos, las vías respiratorias atascadas e incluso problemitas de nervios un tanto activos (aquí Mercurio también juega su parte).

Eso sí, como Luna Nueva super mística nos invita a conectar con otras realidades a través de la creatividad, la meditación, un curso de baile, de medicina, unas tardes cooperando en el hospital cercano o una buena borrachera. Pueden moverse asuntos de estudios. De viajes. Y también de dinero. También una Luna muy linda para soltar, deshacerse, tirar, ciao pescao, ahí os quedáis, gracias por venir, hasta la próxima, fue bonito mientras duró.

Justo un ratito antes del novilunio, Urano ingresa en Tauro. Esto en un notición, al menos, astrológicamente. El año pasado Urano ya le había metido la puntita a Tauro pero ahora ya se la va a clavar hasta adentro y que se preparen los Toritos, en especial los del primer decanato, es decir los que cumplen desde el 20 al 25 de abril. También los que tengáis planetas y puntos sensibles en los primeros grados de Tauro o incluso en los otros signos fijos. Deberéis contar con ciertos cambios y meneo y gustirrinín.

A ver si me las apaño para escribiros otro especial. Hice uno en su momento con las posibles interpretaciones de este Urano y es que vamos a tenerlo para rato. Y para rato me refiero hasta el 2026.

Finalmente nos despediremos de la semana con dos aspectos menores, dos sextiles. Por un lado, el sábado 9 el Sol desde Piscis se lo dibuja a Saturno en Capricornio. Por otro, Marte en Tauro se lo insinúa a Neptuno en Piscis, el domingo 10.

Ambas figuras, sutiles, armoniosas, combinan agua y tierra y permiten manifestar y ordenar un poco este lío pisciano. Si trabajáis en algo artístico o sentís algún tipo de bloqueo creativo o no se os ocurre cómo aterrizar la inspiración e ideas, el finde parece el momento adecuado. Siempre en función de cada carta, no lo olvidemos. Y no olvidemos tampoco que los sextiles no nos regalan nada, sino que aligeran y facilitan pero luego es cada uno de nosotros el que tiene que añadirle esfuerzo para que realmente fructifiquen.

He dicho.

***

Ahora sí. Ya me despido. Como siempre, un trillón de gracias por leer. ¡Por compartir! Por la guasa. Por preguntar. Por vuestros Likes también

Recordad que podéis seguirme en facebook, twitter, instagram y por mi ya-no-tan-super-recién-estrenado canal de youtube. De hecho, apenas colgué un nuevo vídeo un par de días atrás. Anda, compartidlo. Opinadme. O hablad con Steven Spielberg para que me contrate.

Muy feliz semana. Abrazos cariñosos y telepáticos.

Emilio P. Millán

 

 

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes