Andaba pensando que, cuando estoy de vacaciones, tiendo a desconectarme de las redes. Y está bien. Desacelero mi ritmo. Descanso para unas cosas. Me despierto para otras. Es como convertirme en otro Emilio o recuperar uno que aparece cuando viajo o escapo del trabajo.

También es verdad que cuando llega el sábado o el domingo me empiezan a cosquillear los dedos: hay ganas de sentarse frente al teclado y redactar el Boletín. Supongo que se ha convertido en un ritual, con su correspondiente placer, la estructura y el orden que me aportan, algo así como un momento Virgo o Capricornio en mi vida: rutinario, organizado… puede que también Tauro, gozoso.

Así que nada. Otro domingo más, otro Boletín. Esta vez desde Gran Canaria y después de un delicioso bañito matutino aquí en la Playa de las Canteras, la playa de la ciudad. El recibimiento a la isla no pudo ser más acogedor con la charla del jueves pasado en El templo de las mariposas, un lugar muy bonito, con un público super cariñoso y meditación a cargo de la propietaria, la original y mágica Irene. Los interesados en yoga, alimentación consciente y rituales ya tenéis otro lugar a visitar en vuestra próxima visita a la isla.

Respecto a esta semana que estrenamos, puedo deciros que implica cambios positivos o, al menos, cierto aceleramiento de los procesos. Pensad que iniciamos una primavera un poquito estancada, con Mercurio retrógrado y un Marte en Tauro parsimonioso: ideal para proyectos a largo plazo, sí, pero un tanto cohibida, demasiado reflexiva, introspectiva y hasta sensible. La Luna Llena del jueves tampoco nos dejaba concentrarnos bien y revolvía las emociones. Bueno, pues todo esto se estabiliza y empieza a coger buen ritmo.

Pasemos ya al análisis.

El primer cambio planetario es el ingreso de Venus en Piscis, el martes 26. Este es un Venus muy lindo, un Venus exaltado, que dirían los antiguos, con muchísimo talento artístico, enamoradizo y un pelín sufridor. A veces incapaz de enfrentarse al compromiso o viviendo sus amores fantasiosos en la cabeza, incapaz de materializar nada. Lo interesante aquí es que, durante el tránsito,  Venus va realizará aspectos muy positivos a muchísimos de los planetas: habrá que ver cómo se manifiesta en nuestras vidas, según la casa que ocupe y las que rija.

Días de cine, de meditación, de espiritualidad, de conectar con el otro desde la empatía, de sacrificarse por el prójimo, de bailar, fundirse, empaparse de música y romanticismo. De volver al mar. De hacer mucho el amor y no la guerra -y eso que el Sol ya anda en Aries… Será un periodo lindo para los Piscis, claro está, y para aquellos que lo tengáis muy marcado en vuestra carta.

Apenas un día después, el miércoles 27, Venus ya le dibuja un sextil a Urano en Tauro invitándonos a cierta originalidad en los vínculos, añadiéndole una pizca de canela o de nuez moscada y de libertad. Muchos Tauro del primerísimo decanato -esos que cumplís entre el 20 y el 21 de abril- andan en un momento de apertura mística-energética-trapérica  y este Venus puede ayudaros con vuestras nuevas conexiones.

Luego el jueves 28, coincidiendo con el cuarto menguante en Capricornio, viviremos un evento importante: Mercurio se estaciona directo. En Piscis. En el grado 16. Es un momento a aprovechar para aquellos que hayáis sentido con fuerza esta retrogradación que tenía mucho carácter nostálgico y emocional. Cansancio. Vida onírica profunda. Sentimientos del pasado que hay que dajar que regresen al océano. En fin, que veais mi vídeo de Youtube al respecto.

En cualquier caso, Mercurio se despereza y empieza a coger velocidad poquito a poco, repitiendo aspectos a Plutón, Neptuno y demás, figuras muy interesantes para el trabajo espiritual, artístico, de perdón y de limpieza. Para terminar de redefinir hábitos. Terminar esa carta o ese poema. Ya sabéis que la tradición nos aconseja esperar todavía un poco para firmar contratos y cerrar compromisos, pero juzgad por vosotros mismo y usad simplemente el sentido común.

Finalmente viviremos otro cambio de signo cuando el domingo 31, Marte salga de Tauro e ingrese en Géminis. Como Géminis es un signo de aire y Marte tiene que ver con la energía y la pelea, pues os podéis imaginar: fuerza mental, verborrea, intelectualidad, curiosidad desbordada. Es un Marte que repara bicicletas o lee tres libros a la vez o se mueve en moto o discute con el hermano o monta una empresa con él o se parte un brazo o fuma como un carretero (sobre todo si Neptuno anda involucrado) o tiene tal estrés mental que, por mucho que coma, no engorda. En fin, posibles lecturas de este Marte.

Fijaos que vamos a tener en el cielo muchísima mutabilidad: Marte en Géminis, Júpiter en Sagitario y Mercurio, Venus y Neptuno en Piscis. Esto implica movimiento, agitación, eventos para aquellos que tengáis cartas mutables; también indecisión, intentos de abarcar más de lo que se puede y problemas para enraizar o continuar por mucho tiempo en una misma actividad. Bienvenida la multitarea. Como Géminis es bueno conectando, quizá nos embarcamos en un periodo donde aparece gente nueva, planes, alternativas, estudios, cursillos… y esto es fantástico. Pero intentad no desbordaros. Acordaos de respirad. Inspira. Espira. Inspira. Espira. Inspira…

 

***

Ahora sí. Ya me despido. Como siempre, un trillón de gracias por leer. ¡Por compartir! Por la guasa. Por preguntar. Por relatar vuestras experiencias. También por vuestros Likes.

Recordad que podéis seguirme en facebook, twitter, instagram y youtube. Os abrazo telepáticamente desde esta isla. Muy feliz semana. 

Emilio P. Millán

 

(Foto. Fte: https://www.countryliving.com/gardening/garden-ideas/g25716875/red-flowers/)

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes