Bueno, a ver si me da tiempo a contároslo todo —que me come el trabajo y la semana que viene me marcho de vacaciones. Es que tenemos por delante unos días muuuuuy ajetreados; bonitos, también hay que decirlo y con una noticia tan linda como el ingreso del Sol en Aries, que en Astrología, muchos lo sabéis, da inicio al año nuevo astrológico. También viviremos una Luna Llena, un Venus algo cabreado y, por supuesto, seguimos con Mercurio en Piscis retrógrado.

De hecho —y qué linda la Astrología— desde que Mercurio anda retro ni se me rompió el teléfono ni el ordenador, pero la cantidad de gente que ando reencontrándome es alucinante. Viejos amigos drogadictos, parejas en el metro que me cuentan la misma historia, dos conciertos muy nostálgicos y visitas en sueños de colegas que en pocos días cumplen años. No sé cómo lo vivís vosotros pero como siempre os animo a comentar.

De hecho, esta semana la estrenamos con otro aspecto más de Mercurio retro: el lunes 18 le dibuja un sextil a Marte en Tauro. Es buen aspecto, suavito, como todo sextil, pero capaz de poner orden al desbarajuste pisciano. Siguiendo con mi propia experiencia —y en mi casi estado perpetuo de retrogradación— ya he tirado papeles, he ordenado otros tantos, he redactado un par de cartas burocráticas en alemán y todavía tengo otro par que finiquitar. Y fijaos que el verbo “finiquitar” también se ajusta mucho a esto de la retrogradación, donde uno no invierte energía en nuevos proyectos, sino que intenta atar cabos y despedirse de asuntos pendientes.

Más cosas.

Bueno, digamos que la cosa, o las cosas, comienzan a calentarse el miércoles 20 con todos sus eventos cósmicos. Recordaos además, que como vamos camino del plenilunio pues podemos sentirnos un poquito más alterados, con ganas de aullarle a la Luna, de hacerle el amor al prójimo y un segundo después querer asesinarlo. Hay cierta crispación. Impaciencia en el ambiente.

Pero eso, que el miércoles 20 se pone bonito: primero Marte desde Tauro le dibuja trígono a Plutón en Capricornio; luego es Mercurio desde Piscis el que hace sextil a Saturno, también en Capri. Creo que este mes —y eso que Mercurio anda hacia atrás— se están moviendo acuerdos monetarios, trazando planes, los Bancos haciendo lo que les da la gana a nuestras espaldas… En fin: son aspectos muy sólidos y muy constructivos, para largo plazo. Si andáis inmersos en proyectos maratonianos, toda esta época parece fantástica para asentar bien las bases, mover hilos, redefinir contactos, organizar bien el calendario del año. No es empezar algo nuevo, repito. Más bien reorganizarse con eso en lo que ya estamos de lleno metidos.

Y por fin, el mismo miércoles, el Sol ingresa en Aries. ¡¡¡Ouuuuuuuuuu yeaaaaah!!! Vamos, que feliz año nuevo a todos. El ingreso, además de cambio de signo, implica el inicio de la primavera o el otoño, según qué hemisferio, y matiza el clima astrológico del año completo en el planeta. Fuerte, ¿eh? Ya sabéis que yo no hago Astromundial, eso es Liga de Grandes, pero sí os puedo adelantar que este ingreso en Aries anda menos dañado que el del año pasado, que incluía a Saturno dándole bien duro. Los astrólogos modernos podrían reprocharme que Quirón conjunto no le hace mucho favor a este ingreso, pero yo a Quirón sabéis que lo tengo un poquito menos en cuenta.

Eso sí, Sol y Luna andan ya casi opuestos. Esto, se dice, causa divergencias entre los gobernantes —el Sol— y el pueblo —la Luna. Para los más curiosos os dejo un artículo de Lourdes Muñoz, de Astroideas, sobre el análisis del ingreso del Sol para España y sus posibles influencias en las elecciones. Muy bonito.

Luego a nivel personal, el ingreso del Sol en Aries implica un momento especial para arrancar proyectos, sacar fuera nuestro asertividad, seguir nuestro deseo y autodefinirnos. Siempre en función de cada carta, como siempre, de la zona ocupada por Aries, los planetas contenidos y sus aspectos. A los carneritos les supondrá un retorno solar, un recargar las pilas y un nuevo ciclo para seguir pegando cornadas, empezando mil cosas y dejando todavía más cosas a medias. Desde ya, MIL FELICIDADES, arianos y arianas.

Claro, al día siguiente —justo al día siguiente— tenemos la Luna Llena en Libra. Es una Luna tensita, alteradita, incluso cabreada por las injusticias. Como muy consciente de los malos repartos, pesimista, frustrada, cansada del capitalismo o del patriarcado. Se da en el signo de la pareja y las cooperaciones y podría traer a la luz asuntos sentimentales, del amante, del compañero de trabajo, del socio. Como siempre, respirad. Intentad no exigidle demasiado al otro. Lo mismo el otro o la otra es justo y sois vosotros los que tenéis que tomaros las cosas un poquito más a la ligera.

Con todo, es normal que el ambiente ande un poco desequilibrado pues Venus desde Acuario cuadrará a Marte en Tauro, en el grado 23. Yo te doy y siento que me usas; cedo y propongo alternativas diferentes pero pareciera que tú sólo piensas en ti mismo. En fin. Posibles lecturas de esta tensión.

Al menos, un poco más tarde, siempre el jueves 21, Venus le dibujará un sextil a Júpiter en Sagitario: ayudará el salir fuera, el conectar con lo divino o lo foráneo, el aprendizaje y el filosofeo y así suavizar este hartazgo. Este golpearse la cabeza contra un muro (¿o será un muro propio?).

Y nada, el resto de la semana transcurre con aspectos lunares discretos, ya tenemos bastante con toda la energía del plenilunio, hasta que llegamos al domingo 24. Ese día Mercurio se junta a Neptuno, ambos en los pececitos y en el grado 16 y que no os extrañe si se os pierde alguna cosa u os falla la concentración. Siempre en función de cada carta. Siempre. Pero en cualquier caso, que tengáis en cuenta que es una conjunción muy poquito práctica, de mucha nebulosa, de mucho mundo acuático, alérgica, que ahoga.

Si Mercurio son los ladrones y Neptuno el mentiroso, en el peor de los casos traería a gente que llama a la puerta para vendernos una mentira, para robarnos algún talento, para piratear nuestras emociones. ¿Y tiene algo positivo este aspecto? Por supuesto: lo espiritual, lo artístico, lo intuitivo (a ratos) y hasta una buena charlita con las voces del más allá…

***

Esto es todo, mis mochiler@s. A finales de la próxima semana andaré por Gran Canaria, super estrenado en la isla, llenito de ganas por huir de este Berlín otra vez gris. Así que si alguien también pasea por la zona y tiene ganas de una carta astral, de una charlita o de algún encuentro astrománticodialéctico, pues que me escriba.

Ahora sí. Ya me despido. Como siempre, un trillón de gracias por leer. ¡Por compartir! Por la guasa. Por preguntar. También por vuestros Likes.

Recordad que podéis seguirme en facebook, twitter, instagram y youtube. Que disfrutéis de esta semana, del cambio de estación, de la Luna Llena y de la gente que os rodea. Abrazos cariñosos, telepáticos y hasta la muy pronto.  

Emilio P. Millán

 

 

 

 

 

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes