Oiga, oiga, hágale, hágale, ¡que me lo quitan de las manos! Otro dominguito y aquí redactando el Boletín astrológico, con sus dimes y diretes, cotilleos y aventuras cósmicas.

Fijaos que ando de subidón: supongo que es la expectativa de la primavera, ya a la vuelta de la esquina ¡y del inicio del año astrológico! Prisas, desajustes, alergias, amoríos -todo cabe en esta época febril donde se empiezan mil cosas y quizá no se acaben ninguna. Sin embargo, ¡qué bonito sentirse ligero y con un cosquilleo en la nariz! Aquí en Berlín la semana nos pegó un revés con nieve y temperaturas bajo cero, pero el sol asoma y tengo la esperanza de que muy pronto los parques se llenarán de gente.

Así que nos espera una semana explosiva -en el sentido más positivo y negativo que se quiera interpretar-, repleta de motivaciones, premura y el freno de mano de Mercurio que inicia su retrogradación. Claro, esto no es más que una breve muestra de este choque entre la prisa y las multas, la euforia y las normas, el espíritu joven y las enfermedades de la edad; un patrón que se intensificará a lo largo de abril y mayo y quizá se prolongue hasta el final del año.

Pero pasemos al lío…

Todo, todo tiene un inicio -o al menos, eso nos cuentan-: el Big Bang y el Universo, el Génesis bíblico, la unión de los ocho dioses en la mitología egipcia de Hermópolis. En la Astrología, a pesar de su circularidad, también contamos con un comienzo y ese se produce en el momento en que el Sol ingresa en el signo de Aries, es decir, cuando el Sol se coloca en el grado 0 del signo.

Para que lo entendáis: el Sol se desplaza por Piscis -símbolo del abandono, la entrega, la disolución y fusión con la totalidad- y alcanza la posición 29°59′. Apenas un ratín después, en el momento en que cambia de signo, suenan las campanadas y se inaugura el año nuevo astral. 

Esto tiene connotaciones muy importantes en la Astrología Mundial -ya os lo he comentado en otras ocasiones: El ingreso del Sol en Aries se estudia de manera global y se coteja con las cartas de cada país o capital para intentar descifrar el posible devenir de la nación y sus gentes. Aquí os dejo un ejemplo del análisis realizado para Madrid -no se trata de que lo entendáis, ni yo mismo lo consigo (la Astromundial es muy jodida) pero os podéis hacer una idea de cuánta relevancia se le presta a este momento. Sí os adelanto que como tenemos cuadratura entre el Sol y Marte y Saturno, pues la cosa pinta regulera.

En cualquier caso, el día de las campanadas será el martes 20. Aries llega, irrumpe, fecunda, pega el testarazo y nos pone a todos las pilas. A los que os gusten los rituales, sería un día bonito para que listarais deseos y objetivos; algo muy similar a los que muchos hacen el 31 de diciembre.

Además, este martes, Venus se arrima a Mercurio, que os recuerdo que ya anda medio quieto y no se mueve ni pa un lao ni pa otro. Esta conjunción suaviza las palabras y el encuentro entre hermanos, facilita el aprendizaje y puede ayudarnos a expresarnos de manera creativa y quizá con un poco menos de brusquedad, tan típico de Aries.

El viernes 23 ya es oficial: Mercurio inicia su retrogradación. No os voy a contar mucho al respecto. Os remito directamente a mi super artículo especial, donde tenéis toda la información y todo el catastrofismo que este evento se merece.

El último aspecto relevante de la semana lo tendremos el sábado 24. Venus en Aries le planta cuadratura a Plutón en Capricornio, en el grado 21, un grado que va a hacer mucha pupita este año. Venus y Plutón en tensión pueden sugerir problemas de dinero, sexo a escondidas, chantajes pasionales, celos, posesividad, gusto por fetiches y una autoestima tortuosa. Como veis, el aspecto es de todo menos ligerito; no es que nos vaya a arruinar el fin de semana -en absoluto-, pero no viene mal repasar si uno lo tiene en su propia carta natal.

***

Y así me despido. Muchas gracias por leer. Por compartir. Por preguntar. Por opinar. Por vuestros Likes. Además, super felicidades a todos esos Aries y feliz equinoccio a todos -viváis arriba o abajo de este bello y absurdo planeta.

Nos leemos muy pronto. Recordad que podéis seguirme por facebook, twitter e instagram. Y por supuesto por telepatía.

Un super abrazo

Emilio P. Millán

(foto fte. https://es.kabbalah.com/)

 

 

 

 

 

 

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes