Hola, queridos. Hola, queridas. Mochileros. Mochileras. Aquí otro Boletín más, con la actualidad astrológica y después de una semana bastante movida. Y eso soy que yo prefiero desdramatizar los eclipses.

¿Vosotros qué tal lo llevasteis? Aquí apretó el estrés, los malentendidos, los amigos generosos y los cabreados. Mucha gente cayó enferma. También llovieron favores. Asistí a un cursillo virtual y pasé un día rodeado de Acuarios.

A nivel mundial, la cosa también ha estado agitada: un nuevo temblor sacudió a México, el FBI no pudo evitar la masacre de Florida y dos aviones se estrellaron en Rusia y en Irán. Todo en la semana del eclipse. Quizá la buena noticia aquí en Berlín fue la liberación del periodista Deniz Yücel, tras más de un año de encierro ilegal en Turquía.

Y aunque esto no es un periódico ni un blog sobre Astromundial, no está de más intentar buscar conexiones entre momentos turbulentos y aquello que se dibuja en el cielo.

Esta semana, sin embargo, tendremos poquísimos aspectos que destacar. Poquísmos. O casi ninguno. Ahora mientras redacto estas líneas el Sol se encuentra ingresando en Piscis. Uh, que llegamos al último signo del zodíaco. Así es. Con sus dudas, su caos, su inspiración y su misericordia. Se nos viene una lindísima etapa para cerrar ciclos, sumergirnos en los mares y en la música del inconsciente y prepararnos para el comienzo del nuevo año astrológico, que sucederá el 20 de marzo, con la entrada del Sol en Aries.

Hasta entonces, los Piscis andarán celebrando su retorno solar. Mis mejores felicitaciones. Como siempre, cuando llega la época de un determinado signo, los planetas se apelotonan alrededor de este, causando cierto revuelo y un aumento de energía para los nativos. Los Piscis, insisto, están de enhorabuena: van a vivir el tránsito del Sol, Venus, Mercurio y el lentísimo Neptuno. Además, los planetas no dejarán de dibujar trígonos a Júpiter en Escorpio y sextiles a Plutón y Saturno en Capricornio. O sea, una combinación práctica, poderosas y muy optimista. Así que a darle duro, pececitos, que este mes os lo coméis todo con papas fritas.

Claro, que es que olvidé mencionarlo: Que desde hace apenas un rato, Mercurio también ingresó en Piscis. No se trata del mejor de los Mercurios -de hecho, está en caída y es un despistado. Peca de poco pragmático y de super subjetivo. Pero seguro que anima aún más a los Piscis y reciben noticias, visitas, propuestas e invitaciones. Tendrá ganas de viajar. Muchas. También de aprender. Hasta el 6 de marzo.

De manera que se trata de una semana muy Piscis y con un sólo aspecto, de hecho, también en Piscis. Se producirá el miércoles 21, cuando Venus y Neptuno hagan conjunción en el grado 13. Podéis mirar si os queda cerca algún planeta o si os ronda el mismo grado pero en Cáncer o Escorpio.

En cualquier caso, esta conjunción puede ser super mística. También muy confusa. Puede conectarnos con algo superior. O hacernos caer hechizados por quien menos se lo merece. Éxtasis espiritul. Y otros éxtasis. Y otras drogas. No olvidemos que Piscis tiene tendencia al escapismo y afición por las espirales. Por otro lado, el aspecto genera cotas de inspiración sublimes así que puede ser un día o una semana muy cojonuda para conectar con vuestro lado más artístico.

¿Vale?

Y aquí ya me despido. Sé que me quedó muy cortito, pero ya sabéis eso que dicen por ahí. Que lo bueno si es breve, se tarda menos en leer.

Que tengáis muy feliz semana. Buscad a esos Piscis. Observarlos. Estad atentos a lo que les sucede. Y como siempre acordaos de comentar, participar y compartir.

Muchas gracias. Hasta muy pronto.

Emilio P. Millán

 

(foto. Fte: In the heart of the sea).

 

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes