Aloha, queridos y queridas. Ya está aquí la semanita de la que tanto se he escrito, twitteado, posteado, bromeado y exagerado. Sí, sí, la semana del ingreso de Urano en Tauro. A ver, es cierto que parte de tanto bombo y platillo tiene su sentido porque el evento no se daba desde hace ochenta y poco años.

Venimos además de unos días revueltos. Mercurio y sus aspectos traen a la gente como locos y yo tengo clientes que me llaman, me reservan, me cancelan, me vuelven a reservar. Mucho nerviosismo. Mucha agitación. El teléfono móvil y las redes sociales a punto de estallar. La verdad que hacen tal grandes dosis de templanza y autocontrol para no dejarse arrastrar por esta marea comunicativa. Un ajetreo que no va a remitir en lo que queda de mes.

Pasemos al análisis a ver qué nos encontramos. La mandanga se iniciará el martes 15 -o quizá lo correcto sería decir que se hace oficial. Ese día Urano ingresa en Tauro y ya sabéis que tenéis un especial en el blog con fechas relevantes, posibles lecturas del tránsito y muchísima guasa.

Claro, encima el martes se produce el novilunio en Tauro -en el grado 24. Tendremos al Sol, la Luna, Mercurio y el recién estrenado Urano en el signo de los toritos. Se supone que esta carga planetaria debería ir acompañada de alguna noticia sincrónica que tuviese que ver con tecnología, agricultura, alimentación, estética, comunicaciones, finanzas e incluso la juventud… Habrá que ver qué nos cuentas los titulares.

Así a nivel individual también lo sabéis: Urano se mueve muy despacio y sólo avanzará tres grados así que los Tauro que tenéis cumpleaños durante esta semana –a no ser que la carta lo contradiga– no vais a notar mucho este ingreso.

Apenas un día después -y tal como os adelantaba en el especial- Marte ingresa en Acuario. No sólo eso: le dibuja la primera de las tres cuadraturas a Urano en Tauro.

Aquí os cuento que tenemos a dos planetas de naturaleza brusca -Marte y Urano- en dos planetas fijos –Acuario y Tauro-, a cuál más cabezón y con muy poco en común. O sea: discrepancias al cubo. Ojito con las prisas, con las intervenciones quirúrgicas, con los cambios de looks arriesgados, las compras y ventas, los aparatos electrónicos y las redes sociales. Habrá mucha chispa en el ambiente así que no os extrañe que las bombillas se fundan, que el ordenador pete o que el teléfono móvil haga lo que le salga de su memoria RAM.

Debido a la retrogradación Marte se va a pegar por Acuario un buen porrón de tiempo y un buen porrón de tiempo significa hasta el 15 de noviembre. Os cuento además que las retrogradaciones de Marte tienen fama de fatigosas, de mal uso de la energía, de cansancio o de avanzar con el freno de mano todavía a medio levantar. Como encima va a cuadrar a Urano tres veces, pues más jaleo, desesperación, rabia mal canalizada y ganas de bronca.

Luego por otro lado este Marte es bastante independiente, amiguero, original, progresista y un poco haciendo siempre lo que le viene en gana. Los Acuario del primer decanato -los que cumplen del 19 al 29 de enero- son los que van a sentir este chute de energía marcial pero puede ser que anden propensos a tener accidentes y que tengan que redefinir objetivo, deseos y la forma de embarcarse en ellos.

El viernes 18 los aspectos se aligeran y tendremos un bonito trígono entre Mercurio y Saturno, de Tauro a Capricornio. Aquí uno puede trabajar con el lenguaje, cerrar acuerdos duraderos y prácticos, embarcarse en estudios a largo plazo o incluso darse un paseo en una carroza del siglo XVII. Se dará en el grado 8 y beneficiará a los signos de tierra.

Para el sábado 19 tendremos un cambio de signo. Fijaos: Venus sale de Géminis e ingresa en Cáncer. Yo creo que es un Venus que funciona bastante bien por la naturaleza del cangrejo. Se ama con sentimiento, se respeta y cuida a la familia, se honra y disfruta de la tradición, la maternidad, la alimentación. Todo con un puntito creativo, intuitivo y sensible. De manera que enhorabuena para los Cáncer que recibirán algún cumplido o regalito de la mano del planeta del amor. Justo además el mismo sábado Venus hará un sextil a Urano, lo que le añade frescura a la sensibilidad cangrejera.

Y nada, el domingo 20 también tendremos cambio de signo y es que el Sol se mete en los patios y los vecindarios y las escuelas y los cursillos y las bibliotecas y las bicicletas y las emisoras de radio y las revistas y las octavillas y los folletos publicitarios y pasa al signo de Géminis. Sí, tiempo de dualidades, de comunicación, de gamberreo, de dudas y frivolidad. Sabéis que hay un especial muy chulo sobre el signo. Os lo dejo aquí. Y desde ya felicidades a esos Géminis.

***

Ya sí me despido. Muchas gracias por leer. Por compartir. Por preguntar. Por opinar. Por vuestros Likes. Por volverme a compartir. Por hacerme mucha publicidad. Recordad que también podéis seguirme en facebook, twitter e instagram. Y si no, por telepatía.

Hasta muy pronto. Nos seguimos leyendo.

Emilio

 

 

(Foto. Fte: https://thebossmagazine.com)

 

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes