¿Qué pasa, queridos? ¿Cómo estáis? ¿Qué tal os aprieta el verano / o el invierno, si es que me leéis boca abajo? Los que desde hace un tiempo seguís estos boletines ya habréis comprobado que hay semanas donde apenas ocurren aspectos y otras donde se apelotonan todos.

Pues bien. esta semana que estrenamos va a ser una de estas repletas de matices, cambios planetarios y el novilunio eclipsado. Hay tanto por explicar que no voy a necesitar rellenar hueco y soltaros alguna de mis chapas.

Con todo, y antes de meterle mano a la semana, convendría revisar lo que sucedió este último jueves: tuvimos la cuadratura entre Marte en Acuario retrógrado y Urano en Tauro. Algunos lectores por facebook se animaron a compartir experiencias afines a este aspecto tenso: accidentes de avión, cierres de aeropuertos por peleas de raperos, huelgas de pilotos y taxistas, mucho mal genio en el ambiente y fugas de gas y chispazos que se cobraron vidas.

A todos, de nuevo mil gracias por la colaboración. La Astrología tiene que ser práctica y a ayudaros a conectar eventos aparentemente no relacionados. No tenéis que creérosla al pie de la letra sino sacar conclusiones por vosotros mismos y para ello es importantísimo compartir experiencias de cualquier parte del planeta.

Y ahora sí vamos con el análisis de esta semana tan rica en matices. Comenzamos con el lunes 6 y la cuadratura entre el Sol en Leo y Júpiter en Escorpio, en el grado 14. Se trata de un aspecto solar al que tampoco hay que darle demasiada importancia, pero como el Sol va camino del eclipse y tendremos otra cuadratura a Júpiter, parece digno de mencionar.

Esta tensión, esta cuadratura, podría traducirse con una sola palabra: exageración, que será un tema recurrente durante la semana. Preparaos para todo a lo grande: el disfrute, las pretensiones, el ego, las promesas, el melodrama, las ganas de destacar, la mala leche… Con un optimismo infantil, caprichoso y un tanto competitivo. Así que ojito con lo que prometéis, con el subirnos a la parra y creernos mejores que los otros.

Lo bueno de este lunes es que Venus sale de Virgo, su signo de caída, e ingresa en su domicilio, es decir, en Libra. Es un Venus muy requetebonito -o, de acuerdo con la Astrología tradicional, muy bien puesto- que potencia los acuerdos, las relaciones amorosas, el disfrute y el buen gusto. Digamos que los tránsitos de Venus en Libra se consideran afines para cambios de look, decoraciones, compras de objetos de arte y resolución de conflictos.

Claro, esto viene con matices. Como veremos, Venus en Libra va a realizar diferentes aspectos a lo largo de su tránsito: algunos mejores, otros menos mejores. Además, este año repite retrogradación y habrá tiempo de evaluar cómo nos relacionamos, volver a redecorar la casa y echarle un polvo a un antiguo amante.

En cualquier caso,  tendremos Venus en Libra para rato: primero hasta el 9 de septiembre y luego, con la retrogradación, desde el 31 de octubre hasta el 2 de diciembre. Si me alcanza, os preparo un especial sobre su retrogradación; si no, os tendréis que conformar con los boletines y algún que otro apunte por instagram. Eso sí, los más beneficiados serán los librianos que andarán más coquetos, disfrutones, habladores y sociables, con la agenda bien apretada de eventos. Los otros signos de aire –Géminis y Acuario– también pueden beneficiarse del tránsito. Por otro lado, el resto de signos cardinales: Aries, Cáncer y Capricornio quizá se vean gastando más de la cuenta o enredándose en compromisos de los que luego se arrepienten. ¡Ya nos contaréis!

El martes 7 Urano en Tauro empieza a retrogradar. Si lo recordáis, en el especial sobre Urano ya os lo decía: este año sólo nos metía la puntita. Apenas ha avanzado a paso de tortuga dos grados y ya empieza su marcha atrás. Desandará lo recorrido en Tauro e incluso volverá a ingresar en Aries.

Bueno, ¿y de qué va esta retrogradación? Pues a ver, yo creo que lo importante sería que los nativos con planetas y puntos sensibles entre el grado 1 y 3 de signos fijos se planteen si han sentido en estos últimos meses algún tipo de cambio (de llamada, de despertador, de ajetreo). Puede ser un cambio de residencia, una nueva manera de ganarse la vida, un cambio en la relación, un accidente, una enfermedad, un descubrimiento poderoso.

En el caso que así sea, si el cambio ha sido muy brusco, con este Urano retrógrado les va a dar tiempo a procesarlo, a digerirlo mejor. Otra opción es que hayan sentido cierta necesidad de cambios pero todavía no hayan sido capaces de dar el paso: bueno, este Urano retro también le puede facilitar las cosas, allanarles el terreno para cuando se ponga directo.

Por cierto, recordad que el próximo 20 de septiembre viviremos la última cuadratura entre los cabroncetes de Marte y Urano. Os pediré de nuevo ayuda, testimonios, sincronías… y esperemos que esta vez los sucesos sean un poquito menos violentos.

Además, el martes 7 Venus en Libra ya dibuja su primer aspecto: un bonito trígono a Marte en Acuario. Los aspectos armoniosos entre Venus y Marte, la diosa seductora y el apolíneo guerrero, suelen traducirse en felicidad en las relaciones, equilibrio de energías, una mezcla encantadora entre la sensualidad y la sexualidad. Lo que pasa aquí es que Marte anda todavía retrógrado, así que al aspecto le faltan algunos temas por desbloquear que pueden tener que ver con la impaciencia, el valor o la voluntad. Pero vamos que sí, que un aspecto muy bonito.

Para el miércoles 8 encontramos un aspecto muy interesante: Mercurio que se mueve hacia atrás y el Sol que camina imperioso hacia adelante, se reúnen en el grado 15 de Leo. Esta conjunción tiene su punto muy bueno (el llamado cazimi y otro menos bueno, la llamada combustión). Uno aporta brillantez y genialidad y el otro achicharra la cabeza con tonterías y hasta nubla el pensamiento.

En cualquier caso, aspecto potente en la semana y que conlleva la llegada de noticias. Propuestas. Niños y accidentes. Quemaduras por el sol. Pensad que Mercurio anda retro así que no os extrañe la aparición de temas y personas del pasado -sobre todo a los Leo que cumpláis por la fecha e a incluso los otros signos de fuego con planetas alrededor del grado 15. Contadme ahí abajo. Por fa. ¡Me muero por saber vuestros chismes!

Un día después, el jueves 9 Venus le planta cuadratura a Saturno en Capricornio. Ay, qué bueno es Venus y qué malo es Saturno. Bueno, ya sabéis que en la Astrología moderna se le intenta sacar el lado positivo a todo y, si bien Venus nos trae cachondeo y armonía, Saturno promete estabilidad el alcance de nuestros objetivos.

En este caso, ambos planetas están fuertes en sus respectivos signos -Venus se domicilia en Libra y Saturno se domicilia en Capricornio- y su cuadratura puede traducirse como un amor en el trabajo, uso moderado del dinero, compra de antigüedades, necesidad de relaciones con personas de cierto nivel social… Otras lecturas menos positivas pueden ser: autoestima dañada, figuras restrictivas y enjuiciosas, aguafiestas, cortarrollos y tijeritas.

El sábado 11 llegamos al día del eclipse. ECLIPSE. ECLIPSE. ¡ECLIPSE! Pero antes de que se produzca, el Mercurio retro en Leo, que nos ha traído noticias y propuestas del pasado, le dibuja cuadratura a Júpiter en Escorpio. Aquí de nuevo se repite esta idea de optimismo exagerado, de ideas rimbombantes, planes majestuosos y creerme el rey de la fiesta y sólo ser un mierdecilla cualquiera. De manera que si regresan figuras y temas del pasado, recordad que no es oro todo lo que reluce (sobre todo si Escorpio anda por ahí cuadrando).

Un rato después se produce el eclipse de Sol en Leo. Se trata de un novilunio o Luna Nueva -inicio de ciclos, reset, volver a empezar, borrón y cuenta nueva- en el grado 18 de Leo.

Bueno, la teoría ya la sabéis: lo eclipses son aceleramientos, despiporres, apretujones energéticos que se estudian mucho en Astromundial y que, a nivel personal, pueden tener mayor o menor efectos.

Como siempre, mirad si sois Leo y cumplís sobre ese día, porque entonces se os viene encima un año de cambios muy locos. O quizá tenéis por ahí a Venus y os afecta las relaciones amorosas. O a Mercurio y os toca desplazaros o un hermano vuestro alcanza mucho éxito. Etc, etc, etc. Repito el grado: el 18. Y afecta a Leo, por supuesto, y luego en menor medida a Acuario, y por último a los otros dos signos fijos, Tauro y Escorpio.

Al resto pues siempre nos quedará mirar la casa donde se produce el eclipse y esperar que nos regale alguna miguita…

***

Y nada, esos son los aspectos semanales. Sin más me despido. Como siempre, un  trillón de gracias por leer. ¡Por compartir! Por la guasa. Por preguntar. ¡Por opinar! Por vuestros Likes. Recordad que podéis seguirme en facebook, twitter e instagram. Y si no, por telepatía. 

Un super abrazo

Emilio P. Millán

 

 

 

 

 

 

(Foto. Fte: https://njmom.com/event/tot-tours-tropical-birds/).

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes