Aloha, guerreras y guerreros, lectores de la Mochila Astrológica. Aquí otro domingo más con el Boletín sobre el panorama celeste. Mientras redacto estas líneas la Luna transita el egocéntrico y generoso signo de Leo, preparándose para el cuarto creciente mensual.

El Sol ya entró en Tauro así que los aspectos lunares se darán en signos fijos; esto es: cuarto creciente en Leo, Luna Llena en Escorpio -el próximo lunes 30-, cuarto menguante en Acuario y novilunio en Tauro. Las Lunas en Escorpio son un poco complejas, veremos esta qué nos depara.

Parece además que nos despedimos de una semana con un toque agridulce. Amigos agobiados, consultas desesperadas, enfados, malentendidos, hipersensibilidad… Yo creo que puede deberse a los aspectos que se perfeccionan esta semana que estrenamos. Sabéis que aquí en el Boletín os detallo los aspectos justo en el día y grado en que se producen, pero es cierto que sus afectos bien pueden notarse unos pocos días antes. Y de hecho vamos camino de aspectos muy duritos…

Pero mejor pasemos al análisis…

Para empezar el lunes 23 Plutón, que lleva años en Capricornio, se planta en su sitio y decide empezar a moverse hacia atrás. Lo hace en el grado 21, un grado puñetero que este año está causando considerables quebraderos de cabeza. Plutón es el planeta transformador: rige el poder, la metamorfosis, la alquimia, los deseos ocultos, aquello que muere y renace y todo lo que permanece oculto, latente y pugnando por salir. Algo así como la lava de un volcán. La casa en vuestra carta donde cae indica un área donde uno debe reinventarse varias veces a lo largo de su vida. Son las cosas de Plutoncito.

Sus tránsitos y sus procesos y eventos pueden ser, por ejemplo, el despertar de la sexualidad, las depresiones, las enfermedades venéreas, bloqueos, obsesiones, violaciones, separaciones, raptos, chantajes, terapias, muertes y duelos. En fin, nada nuevo; lo habitual en cualquier familia.

Os cuento, eso sí, que en caso de que estéis en medio de uno de estos procesos de muerte (metafórica o no), os llega una especie de respiro o de espacio para que reordenéis ideas o asimiléis el proceso. Para eso se pone Plutón retrógrado, para que uno mire adentro y se aclare un poco y digiera la pelotera.

Esto quiere decir que vamos a tener tres planetas retro en el cielo: Júpiter, Saturno y Plutón. Nada dramático. Lo más habitual de los últimos veranos. Eso sí, cuando Marte también se una al grupo -todavía falta, lo hará el 27 de junio- a algunos quizá le parezca que toooooodo se mueve muy despacio.

El martes 24 se produce un simpático sextil entre Marte en Capricornio y Júpiter en Escorpio. Digo simpático porque los sextiles no son super poderosos y uno tiene que ponerle empeño para que surjan efecto. En caso de hacerlo deberías sentir como si os aligeraran el trabajo u os regalasen un día extra de vacaciones. Uno se esfuerza y el resultado sorprende y compensa. De eso va ese sextil.

Aparte, el mismo martes vivimos cambio de signo. Venus se marcha de Tauro -donde se ha pegado un mesesito disfrutón, gastón y un poquito obsesivo- e ingresa en Géminis.

Reconozco que este Venus me encanta: risueño, juvenil, divertido, hábil con las palabras, encantador y pícaro. Por supuesto, este emplazamiento está muy relacionado con la lectura y la escritura pero también con la habilidad manual y ¡hasta con la masturbación! Son nativos que disfrutan intercambiando ideas, contando chistes, acudiendo a mil cursos y mariposeando de escenario en escenario. No pueden quedarse quietos, les aburre la monotonía y rechazan un poco el compromiso.

De una u otra manera, días agradables para los Géminis que quizá reciban piropos, invitaciones, algún regalito o tengan tiempo para escribir cartas o acudir al a peluquería. Durará hasta el 19 de mayo y a su vez beneficiará por trígono a Libra y a Acuario.

Luego el miércoles 25 vuelve a perfeccionarse la cuadratura entre Mercurio y Saturno. Digo que vuelve a perfeccionarse porque ya vivimos una de estas durante su retrogradación. Es un aspecto severo, sombrío, que avería el coche o la bicicleta pero que usado de manera constructiva podría favorecer la concentración y el pensamiento profundo. En cualquier caso, aunque Mercurio ya no está retro, es cierto que no sale de la llamada post-sombra hasta el 4 de mayo así que todavía uno puede llevarse un par de desilusiones y no le llamen para ese trabajo que quiere o la multa que creía perdonada aparezca con el importe duplicado. Como siempre, contadnos.

Por último os tengo que comentar el aspecto del jueves 26, el más gordo de la semana y de los más gordos del año por una serie de factores requetemencionados en previos boletines. Ese día Marte se junta a Plutón en nuestro famoso grado 21 de Capricornio. Los dos planetas malotes y en conjunción pueden ser sinónimo de mucha mala leche, de violencia, de energía abrasadora. Esto no quiere decir que el jueves sea un día malo en el que al salir a la calle os atraquen; en absoluto, de hecho esta mala hostia ya debe ir flotando el ambiente durante los días previos y los posteriores con el melodramático plenilunio en Escorpio. Lo que sí a lo mejor os conviene es andar atentos, un poquito aliquindoi y con cuidado de no embarcarse en discusiones acaloradas, que si ego por aquí, que si rencores por allá, que si tú esto aquel día y yo mira sin embargo lo otro.

¿Se entiende? Y repito, será una cosa de toda la semana. Los jefes cabreados, los padres también y de tanto enfado uno va como va y se golpea con los muebles, las esquinas y las puertas. O va a abrir una lata de cerveza o está limpiando con tanta rabia que rompe lo que le rodea. Mucha energía. Que espero que manejéis genial.

***

Y nada, esos son todos los aspectos semanales. Ya sí me despido. Muchas gracias por leer. Por compartir. Por preguntar. Por opinar. Por vuestros Likes. Recordad que podéis seguirme en facebook, twitter e instagram. Y si no, por telepatía. 

Un super abrazo

Emilio P. Millán

(Foto Fte: black-cat-names.com)

 

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes