¿Qué pasa, chicos? ¿Qué pasa, chicas? ¿Cómo va la cosa? Disculpad el retraso pero es que el fin de semana me agarró duro, con el novilunio afectando mi carta, bailes, crisis y retrospectivas íntimas. Curiosamente ayer domingo terminé en una exhibición fotográfica de dos notables Escorpio –Helmut Newton y Mario Testino. Me hinché de ver tetas, pitos y mogollón de culos. Imágenes controvertidas superponiendo lujo, fetichismo y poder. Muy en la línea del arquetipo. Escorpio elevado al cubo.

Así, no me queda ninguna duda: los efectos de la Luna Nueva del sábado y de la cuadratura Marte-Plutón continuarán durante toda esta semana. De sus claves ya hablamos en el último Boletín: Intensidad. Manipulación. Obsesión. Purga. Control. Y el sentarnos con los demonios a charlar e intentar llegar a un acuerdo con ellos.

Sin embargo, dentro de este oscuro y doloroso túnel de autoconocimiento también hay espacio para la luz. Para mucha luz. Lo digo por los eventos astrológicos de la semana, que son poquitos, pero muy positivos.

Para empezar, y ya metidos en el miércoles 22, viviremos el ingreso del Sol en Sagitario. ¡Bieeeeeeeen! ¡Síiiiiiii! Así es. Por fin llega el tiempo de los arqueros. ¡Que se preparen esos centauros y sus amigos! Y es que no hace falta ser Sagitario para poder disfrutar el paso del Sol por este maravilloso signo. Así, Sagitario nos invita a salir de la cueva, a contactar con lo diferente, confiar en la vida, expandirnos, viajar. Es el signo de los filósofos, los viajeros, los maestros y las verdades espirituales. Casi nada.

Ya a un modo más particular, sí es cierto que los propios Sagi van a agradecer muchísimo el retorno de su Sol. Tened en cuenta que Saturno les ha estado pegando duro durante los últimos dos años y medio. Responsabilidades, accidentes, desencanto laboral, pesimismo y obligaciones. Todo lo contrario a la libertad y el optimismo propios de este arquetipo. La buenas noticia es que Saturno se despide de ellos a finales de año. Ahora mismito se encuentra en el grado 26, apretándole las tuercas a los nativos que cumplen entre el 17 y el 21 de diciembre. Aguantad el tirón. Y, en cualquier caso, mil felicidades a todos vosotros.

Además, el miércoles también se produce otro evento benéfico: el despertar de Neptuno en Piscis después de varios meses en noción retrógrada. Aquellos con mucho pececito en su carta seguro que percibirán este cambio. Van a notar cómo se aceleran muchos procesos creativos y espirituales. Los sueños se intensifican, la intuición se acentúa y los ideales se les acercan. Neptuno despertará en el grado 11. Es un planeta somnoliento. Se mueve sin prisas, sublime, fantasmal, confuso. Quizá os convenga repasar si tenéis algún planeta de vuestra carta por la zona. Allí sucederá la magia. O la gran pérdida.

El resto de la semana transcurre con aspectos lunares hasta que por fin llegamos al sábado 25. Ese día, Mercurio desde Sagi dibujará un bonito trígono a Urano en Aries. Ya hemos vivido varios trígonos similares a lo largo del año, pero nunca está de mal aprovecharlo, sobre todo si tenéis planetas en fuego en el último decanato. Originalidad de pensamiento, escapadas relámpago, emprendimiento diferente y aventuras juveniles bienafortunadas. Todo esto se confabula para pasar un finde muy diferente y espontáneo. Además, desde Acuario, la Luna se encargará de darnos el empujoncito necesario para romper con la inercia.

Y ahora sí que me despido. Os deseo una muy feliz semana.

Nos leemos muy pronto.

Emilio P. Millán

 

(Foto. Fte. http://tns.thenews.com.pk/originality-question/)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes